Lo que eres no necesita educación



Lo que eres no necesita educación. La educación es para la persona, no para el Ser, y tú eres el Ser, eso no quiere decir que vayas por la vida pisoteando a los demás, no tiene nada que ver con eso. La educación ‘contiene’ a la persona, la introduce dentro de un molde, la empaqueta, hasta cierto punto podríamos decir que la somete, ciertamente la persona es como una fiera y la educación intenta amansar a esa fiera, pero es muy difícil amansar a una fiera, sobre todo si esa fiera es pura ficción como lo es la persona. La educación actual es un complejo sistema que no hace otra cosa que apuntalar al ego. ¿Y qué es el ego? El ego es la imagen que nos hemos hecho de nosotros mismos. Si toda imagen termina, termina también el ego. El ego busca siempre una situación a la que agarrarse, por eso cuando ya no hay situaciones a las que agarrarse, el ego se disuelve, esa es realmente la muerte, una muerte más real y más profunda que la del propio cuerpo. 

El Ser ha de permanecer completamente abierto y desnudo, sin forma alguna, sin nombre, sin referencia a lo que leíste o a lo que estudiaste y sin hacer caso a lo que te dijeron, y es que eso que dijeron de ti no eres tú ya que tú eres ‘algo’ que no tiene nombre, lo que eres no se puede definir. Entonces te preguntarán que por qué vives tan indefenso, te dirán que con esa falta de protección no se puede vivir, pero sabes ya que no tienes que defenderte de nada ni de nadie, no tienes que protegerte lo más mínimo. Sigue abierto y desnudo, camina limpio e inocente, no tengas ideas formadas sobre las personas y las cosas, vivete sin referencia alguna de cómo se darán las situaciones que te toca vivir. Recibe a la vida que llega sin ninguna estrategia y vacío de toda intención, de esa forma todo se presentará ante ti revestido de una hermosura nueva.