Cuando decimos



Cuando decimos que nos engañaron… lo único que se puede decir es que en el Ser profundo no hay engaño.

Cuando decimos que nos despreciaron…lo único que nos saldrá decir es que en el Ser profundo no hay desprecio.

No conocemos nada de las cosas, sólo conocemos su apariencia, pero el Ser que somos no es ninguna cosa ni es tampoco ninguna apariencia.