El ego nos hizo creer que...


El amigo que murió hace unos días vivió un último capítulo de su enfermedad realmente sorprendente, estando ya en coma profundo y habiendo dicho los médicos que su muerte era inminente, al cabo de dos días despertó y dijo a los familiares que rodeaban su cama: “Todo esto es un sueño. Somos todo luz”. Esencial sabiduría. Es como si la Vida a través de él nos hubiera traído 'eso' que tanto anhelamos conocer, es increíble que en esas ocho palabras esté casi resumido el paso del ser humano por esta Tierra.

Todo esto es un sueño, ¿alguien todavía lo duda? Quien detiene la mirada y ‘ve’, se da cuenta perfectamente de que todo esto es un sueño, lo que nos ocurre es que hay partes del sueño que nos gustan, lo mismo que hay otras que nos disgustan, y nos seguirán gustando unas y disgustando otras hasta que comprendamos de verdad que todo, absolutamente todo, es un sueño. Comprenderemos que todo es un sueño cuando el ego quede silenciado, hasta que el ego no se disuelva por completo todavía habrá partes que nos gustarán y otras que nos disgustarán mucho.

El ego nos hizo creer que las cosas ocurrirían si estábamos todo el día empujando con nuestra voluntad de hierro para que todo sucediese según la mente lo había planificado, pero es que nosotros no somos los hacedores de nada ya que nunca tenemos el control sobre ninguna cosa. Al pararnos, al detenernos, vemos con asombro que el yo individual no existe, es entonces cuando ese individuo raquítico deja de actuar y deja también de estar involucrado en todo, es entonces cuando caemos en la cuenta de que las cosas se hacen sin que uno las tenga que hacer, y es entonces también cuando vemos con claridad que cuando el ego muere… ¡tú sigues viviendo! Sigues viviendo no como una entidad individual sino como Ser, como Conciencia.

Es el ego el que no deja que 'lo otro' sea, es el ego con sus opiniones, con sus gustos y disgustos, con sus pensamientos, con sus preferencias, es el ego el que oculta que nunca hay nadie haciendo algo, es el ego con sus exigencias el que tapona 'lo que es', es el ego con su falsa capacidad para decidir, es el ego con sus eternos miedos, es el ego y su sello inconfundible: el individualismo.