La belleza de vivir



¿Con qué espíritu recibiremos todo lo que la vida nos trae?

Cuando las cosas vayan llegando a tu vida, no las compares con nada, ni en lo bueno ni en lo malo, mira cada a cosa que llega como algo único, vívelo con esa frescura, con esa inocencia. Tampoco tú te compares con nada ni con nadie. Gozamos de la belleza de vivir cuando no hacemos ningún tipo de comparación. Vive las cosas que te llegan como si fuese el primer día de vida en la Tierra, vívelo todo como si las cosas se estrenaran en este momento, que en verdad se estrenan porque todo es nuevo a cada instante. Si las cosas que llegan no son puestas en la cárcel de la mente, todo momento estará lleno de vida.

Lo real es una presencia intemporal que se crea a cada instante.