Cuando olvidas lo que has leído



Varias personas me han contado en estos últimos meses que justo al terminar de leer alguno de mis libros ya no se acuerdan de lo que han leído, es como si de una forma ‘misteriosa’ las palabras quedaran borradas de la mente. Una de dos, o es muy malo lo que leen y la mente lo quiere borrar cuanto antes, o es preciso hacer una reflexión a fondo de lo que eso significa. La verdad es que olvidar lo que has leído ocurre con muchos más autores y con muchos más libros, especialmente con los autores que hablan de temas de conciencia, o casi mejor con los autores que le hablan a la conciencia. Durante el tiempo que leí solamente libros de Krishnamurti -fue durante un año entero- recuerdo que se me olvidaba gran parte de lo que leía, lo mismo me pasó el año que estuve dedicado a la lectura del libro "Yo soy Eso" de Nisargadatta.

Justamente de eso se trata, de que olvides, de que olvidemos. Cuando olvidas lo que has leído quiere decir que las palabras pierden la concreción con la que fueron escritas, perder la concreción significa que no es preciso poner todo el empeño en el lenguaje y en su significado, el lenguaje no deja de ser una forma y no es necesario atarse a ninguna forma. Realmente las palabras no son importantes. El destino de las palabras que están escritas en un libro es que sean olvidadas ya que el destino final es que las puedas leer sin retenerlas para que la luz que está detrás de esas palabras alcance todo tu ser, o dicho de otra manera: que ni tú mismo sepas cuándo eso nuevo y desconocido llegó hasta ti, se trata de que no tengas ni idea de cómo fue que ocurrió tu transformación, ésa que estás viviendo ahora mismo y que es ya algo naciente en tu corazón, que olvides el barco que te llevó hasta el puerto en el que ahora estás. 

Es muy común ver que un número considerable de personas sienten que llega a ellas una maduración repentina, esa maduración está al margen de las palabras que aparecen escritas en algunos libros. El verdadero perfume de un libro llega cuando no intentas atrapar su significado; lo más potente de un texto tiene lugar cuando llega ‘algo’ que te saca del proceso mental en el que estás viviendo. ¿Lo entiendes ahora? Te olvidas de las palabras del libro porque el verdadero destino del libro es hacer que entres en un proceso que no es de la mente. Si vas con la mente nunca atraparás nada porque la mente es un espejismo, sin embargo si vas sin mente, esa luz que está detrás de las palabras te atrapará, es entonces cuando puedes llegar a comprender eso que se nos dijo hace ya mucho tiempo: “Vosotros sois la luz del mundo”.