Una investigación sobre el yo



Te despiertas a las siete de la mañana, pero ¿tienes idea de lo que eres un segundo antes de despertarte? ¿Alguna vez te lo has preguntado?

Igual estudiaste ingeniería, o psicología, o biología, o quizás estudiaste medicina, o igual eres profesor de secundaria, o maestro de primaria, o puede que seas informático o abogado. ¿Alguna vez en la facultad algún profesor te habló en profundidad del yo?

Por la educación que hemos recibido, es muy posible que nadie te haya hablado nunca del yo. Pierde dos horas de tu tienpo y habrás ganado algo que agradecerás para siempre. Es Mooji quien habla, aunque es la vida la que te hace el regalo.

Esto es algo de lo que se dice a lo largo de las dos horas que dura la charla:

*La mayoría de los seres humanos no son conscientes de ellos mismos a un nivel profundo.

*Nuestro gran condicionamiento viene porque hemos creído que somos una persona, y es que el hábito de creernos que somos una persona no ha sido nunca cuestionado.

*La conciencia del yo es antes que la conciencia del ti, la conciencia del vosotros y la conciencia del nosotros. 

*El “Yo Soy” es de verdad el niño recién nacido.

*Sólo sabes que eres, no sabes nada más. Todo lo demás no existe. 

*Cuando no te apegas a nada sólo queda el silencio.

*El “Yo soy” no tiene forma, no es ni verde ni azul, no es comparable con nada de lo que conocemos. El “Yo Soy” no es afectado por el tiempo. El “Yo Soy” es el asiento de la percepción, es Dios dentro de cada forma. 

*Reconocer el “Yo Soy” es reconocer el descanso dentro de tu propio ser.

*El yo soy psicológico dice “yo soy el cuerpo”, dice también “yo soy una persona"; sólo si el “Yo Soy” es dicho desde la presencia, sólo si es dicho desde ahí, puede abrirnos a la posibilidad de cambiar el mundo.

*La persona viene y va, la presencia en cambio está siempre.

*Lo que es consciente de la persona, ¿es una persona? ¿o es algo que no podemos describir y que tiene una naturaleza digamos “inteligente”?

*La persona vive en una hipnosis permanente, la presencia no. Cuando la presencia se hace cada vez más y más autoconsciente, entonces salimos de la hipnosis y el sueño se acaba.

*El cuerpo cambia, los pensamientos cambian, los sentimientos cambian, las emociones cambian también, pero hay algo que no cambia.

*La espiritualidad comienza cuando no te identificas con nada, entonces notas que se abre un espacio inmenso, un espacio de libertad.

*Tú no eres todo eso que ves, tampoco eres eso que piensas y eso que sientes.

*Todos los problemas los tiene la persona, sin embargo la presencia no tiene ningún problema.

*Nunca decidimos nada, simplemente constatamos que somos conciencia.

*Puede que seas psicológicamente consciente, sin embargo eso no quiere decir que vivas en la conciencia.

*Tus padres, tus profesores, tus familiares, tus amigos, todos hablan desde el punto de vista de “yo soy el cuerpo”, y es desde ahí que nace la educación que tenemos, una educación que está todo el tiempo intentando apuntalar al yo psicológico, por eso la educación actual es una educación que pretende dar vida a un fantasma.

*Todo el mundo se siente bien en un espacio donde no se está promocionando a una persona.

*No hay que hacer ningún esfuerzo para estar presente, y sí que hay que hacer muchos esfuerzos para mantenerse como persona, porque vivirse como persona es un hábito que consume mucha energía.

*La presencia es el Himalaya de tu propio ser.

*La presencia es tomar conciencia de que hay espacio dentro de ti y que dentro de ese espacio puedes mirar. Es la mente la que dice que es muy difícil vivir en el estado de presencia, es la mente la que imagina que hay que esforzarse.

*Hay un estado en el que también la presencia es percibida.

*Si te vas a dormir a las diez de la noche y te despiertas a las siete de la mañana, podemos decir que durante nueve horas tú no existes, ¿alguna vez te lo has planteado? Durante todo ese tiempo no hay persona, pero sí hay conciencia.

*El perfume de la presencia es la paz y la alegría natural, una alegría que no está basada en nada externo. El perfume de la presencia es el perfume de lo eterno.

*¿Qué cosa es esta del yo, que cuando por ejemplo un hombre que es primer ministro de su país, cuando se tumba a dormir por la noche en su cama no es nadie? Un sabio es alguien que disfruta no siendo nada, lo mismo cuando duerme que en el estado de vigilia, pues nada es realmente lo que somos.

*Todos desean ser algo, todos desean ser alguien. Si mientras duermes sueñas que alguien te dice que no eres nadie, te da lo mismo, pero si en el estado de vigilia alguien te dice que no eres nadie puedes llegar a pelearte con él porque te ha faltado al respeto. Lo mejor es aparentar ser alguien pero en el fondo no ser nadie, es lo mejor tanto en el sueño como en la vigilia.

*Alguien me dijo un día: “Gracias por permitirme ser nada”. Cuando tú eres algo necesitas mantenerlo. El ser nada no quiere decir que hagas menos o que tengas una muy baja autoestima de ti, lo que quiere decir es que quizás hagas más porque no trabajas por y para una reputación.

*La persona vive solamente en una dimensión, sin embargo al ser consciente de tu ser, tienes ya una idea completa de lo que eres y puedes vivir de otra manera. Lo que eres no cambia, es decir tu ser, eso sabemos que no sufre nunca cambio alguno.

*La presencia puede ser sin la persona, pero la persona no puede ser sin la presencia. La persona es relativa, el ser es lo esencial. La presencia envuelve a la persona.

*Puedes decir que no eres esto o lo otro, pero no puedes decir que no eres. Siempre eres.

*Puedes decir “yo estoy dentro de este cuerpo”, y también puedes decir “este cuerpo está dentro de mí”.

*La conciencia no depende del pasado, la persona por el contrario está obsesionada con el pasado. La conciencia es el estado completo. 

*Tómate unos segundos en tu propia presencia. Nada que hacer ni que cambiar ni que arreglar ni que curar, ningún sitio al que ir, ningún sitio que dejar, nada que llegar a ser; más allá de la necesidad, más allá del deseo, más allá del miedo, sin esperar nada, sin necesitar eso que está por venir, sin necesitar el pasado, sin estar afectado ni apoyado por ningún tipo de concepto. Eres conciencia pura.

*El repaso psicológico de todo eso que en el pasado has considerado errores, no sirve para el propósito de vivir en la verdad, y es que todo eso para lo único que sirve es para que la persona siga manteniendo la atención en cosas triviales. Siempre has estado mirando desde la persona, y ahora estás ya mirando desde la presencia. La persona es una apariencia que viene y va, pero el Ser siempre está, siempre permanece. Quizás por primera vez vas a poder hablar desde tu propio Ser sin depender de nada del pasado. Puedes comenzar ya a hablar desde el estado de presencia.

*No tienes que elaborar ningún tipo de estrategia sobre tu propia existencia porque tus poderes intuitivos van a acabar por aparecer. No hay nada que necesites capturar con tu mente. Tú eres uno con la vibración del Ser y con la vibración de la presencia.

*Tú no tienes que saber nada. Si algo se ha de manifestar, ten por seguro que se manifestará. Si no se manifiesta, permanece en silencio.

*Somos mucho más que la mera información. Las religiones dan información, por cierto ninguna religión da más información que otra. La presencia no es información, la presencia es sólo presencia.

*Somos el Uno apareciendo como muchos.

*El Ser en cada forma se expresa de forma única.

*Somos conciencia conversando con la conciencia acerca de la conciencia.

*Ningún objeto, ningún evento y ninguna acción pueden hacer más que tú.

*Somos algo más sutil que la atención, algo más sutil que la creencia, más sutil que todos los conceptos. Nada define tu ser, nada lo confina. Tú no estás haciendo un viaje, simplemente estás aquí. No estás esperando nada. No estás a la expectativa. No estás controlando. No estás recibiendo ni dando. No estás siendo entretenido por nada. No estás buscando ni persiguiendo, simplemente tú eres y no hay ninguna presión en ser lo que eres, no hay ansiedad, no hay drama, tampoco hay amenaza, no hay nada que proteger ni defender, totalmente vacío y silencioso. No tienes necesidad de imaginar nada en absoluto. No estás sujetando nada, no hay necesidad. Sin esfuerzo todo es. No estás en un estado de transformación, y no lo estás porque ya eres. Nada está en tu contra. La mente no es ni tu amiga ni tu enemiga. No eres ni sociable ni antisocial, eres pura presencia sin mezclarse con nada, conciencia atemporal siempre completa. No estás en la búsqueda de ninguna experiencia. Lo mismo que el espacio, tú estás en todos lados. No tienes color, no tienes forma ni diseño. Eres consciencia pura. El cuerpo es meramente un contenedor, una casa, un templo, pero tú eres lo imperecedero sin límites, esto no es un halago que te estoy haciendo, es solamente un recordatorio. Tú no eres un trabajo en progreso. Permanece como la consciencia pura. Recuerda que no hay lucha, no hay sufrimiento excepto aquel sufrimiento que se refleja en tu mente cuando te identificas de forma personal con algo. En la conciencia pura no hay nada a lo que tengas que renunciar y nada que tengas que cambiar. Cada pensamiento, cada sentimiento, cada emoción es como una nube que flota en el espacio infinito. La mente y el pensamiento nunca te ofenden. Permite que las cosas vengan y vayan como deseen. La conciencia ni va ni viene ya que está siempre en todas partes. No hay final para la verdad. No eres una buena historia o una mala historia. Todas las cosas vienen y van, deja que vengan y se vayan, tú sólo eres el atestiguar de todo lo que viene y va. Como te sentías ayer y como te sientes hoy, no tiene nada que ver con lo que tú eres, no eres un estado pasajero. No definas tu ser porque definir es limitar. La felicidad es tu naturaleza, no es algo que debas de encontrar, es lo que eres. La paz es tu perfume, lo mismo que tu perfume es la alegría y el amor.