Independentismo, españolismo, y por supuesto sentimentalismo.



¿Tú estás a favor o en contra de la independencia de Cataluña? Pues no estoy ni a favor ni en contra. Si te mantienes neutral en una situación tienes más posibilidades de saber lo que pasa, sin embargo no vas a saber lo que pasa si miras de forma acalorada y partidista, así que lo que viene a continuación es 'un ofrecer' esa mirada neutral que no busca nada ni pretende nada, por supuesto tampoco pretende tener la razón.

El independentismo no es la independencia, es curioso que el independentismo catalán esté siendo pagado por el Estado central; si el independentismo catalán está pagado por el Estado central, quiere decir que la actual independencia de Cataluña es un proyecto de Estado, luego si es un proyecto de Estado nos está diciendo que el juego al que ahora se está jugando conviene de igual manera al independentismo catalán y al centralismo españolista; para que el juego funcione hay que revestirlo todo de mucho sentimentalismo, y eso es justo lo que está ocurriendo.

Para unos ojos que estén viendo la jugada de forma neutral, la independencia de Cataluña es un lavado de cerebro, es un lavado de cerebro lo mismo para los catalanes que para el resto de los pueblos de España. A través de un lavado de cerebro te hacen creer que algo es muy importante cuando en realidad no lo es; los que están a favor de la independencia son controlados a través de ese lavado de cerebro, exactamente igual que son controlados los que están en contra. 

Los actuales líderes catalanes están ahí colocados para parar una posible y más que verdadera revolución integral en Cataluña, lo mismo que para detener cualquier otra revolución que se pueda dar en cualquier otro punto de la península. El encargo concreto es que esa independencia acabe fracasando, ese es el mensaje preciso, ese es el mensaje de fondo.

¿Algún ejemplo concreto de que efectivamente se trata de un lavado de cerebro? Sí, este vídeo de apenas dos minutos. 

Es un vídeo de una violencia inaudita, claro que lo es. El proyecto de independencia de Cataluña busca el enfrentamiento entre hermanos, por eso el no tomar partido es la clave para poder ver lo que está pasando.



El independentismo catalán es una pantalla construida de común acuerdo con el Estado central, a través de esa pantalla algunos dirigentes catalanistas pueden ahora mismo escapar de la justicia, otros dirigentes españolistas desvían la atención sobre los verdaderos problemas que ahora mismo tiene España. A ese juego se está jugando.

Quiero hablar ahora de una figura muy interesante y muy desconocida. Noemí Trujillo es una poetisa y novelista barcelonesa afincada ahora en Madrid, publicó el año pasado una novela y le dedicaron un pequeño artículo en la prensa. Dice Noemí Trujillo que en Cataluña, lo quieras o no, hay una presión muy grande porque existe la constante necesidad de tener que tomar partido a favor o en contra de la independencia. Pero hay que decir que esa presión no existe sólo en Cataluña sino en el resto de los pueblos de España, y esa es justamente la clave del lavado de cerebro, el sentirse 'obligado' a tomar partido, por eso para desactivar ese lavado de cerebro es preciso no tomar partido. 

Es muy difícil que el ser humano consiga salirse de las jugarretas y de las maquinaciones que traza su propia mente, es muy difícil. En política nada pasa por el intelecto, todo pasa por las vísceras, por eso es tan difícil que alguien cambie con respecto a sus ideas políticas pues todo queda embadurnado por el sentimentalismo. El sentimentalismo son los sentimientos manipulados. Esos sentimientos están completamente manipulados ahora mismo de un lado y del otro. Conviene recordar que las ideas políticas son un refugio grande para el ego, al ego le gusta mucho tener opiniones, y las ideas políticas son perfectas para tener opiniones.

En política rara vez importa lo que de verdad importa, en la mayoría de los casos esos políticos que dicen gobernar van en contra de los intereses generales, es muy difícil encontrar a alguno que piense en el bien común ya que ellos únicamente piensan en el bien privado y particular, por eso ahora es tan difícil poder construir algo verdadero. Se hace del todo necesario que los líderes políticos sean despiertos de conciencia. En el independentismo catalán no hay despiertos de conciencia, lo mismo que no los hay dentro del españolismo que promueve el Estado central.





Nunca ningún sistema traerá la libertad.

Todo ideal es falso.


Una mente que quiera actuar en libertad ha de estar libre de ideales y de creencias.


No importa de dónde eres, lo que importa es lo que eres. La verdadera identidad es no tener ninguna tipo de identidad, eso no quiere decir que te dejes manipular y controlar, antes al contrario, quien sabe lo que es en esencia construye siempre a su alrededor espacios de libertad.