Algo eterno


El vídeo de Krishnamurti de hace unos días (dos apuntes atrás) ha generado mucho movimiento en bastantes personas, algunas así me lo han hecho saber. La verdad es que ni es nuevo Krisnamurti porque la mayoría ya lo conocemos bastante, ni es nuevo lo que dice, eso de que Dios es una invención del ser humano. Se ve con mucha claridad en el vídeo las resistencias que ponemos a la hora de librarnos de nuestras ataduras mentales, a veces cuesta mucho salir de la prisión de la mente, sin duda la prisión más grande que pueda existir. 

El que ha estado buscando, el que está atento de verdad, el que basa su vida en lo verdadero, sabe que aunque el concepto de Dios es algo que el hombre ha inventado, sin embargo hay ALGO ETERNO que mora en el interior del ser humano, eso eterno no puede ser una invención de la mente, eso eterno no conoce límite alguno, tampoco está condicionado por el espacio y por el tiempo, eso eterno está más allá de cualquier tipo de conceptualización y de cualquier tipo de circunstancia.

¿Cómo encontrarse con ESO ETERNO que nos habita? Tratando de vivir cada vez más en ese estado de no saber; a pesar de vivir en ese no saber, es necesario estar completamente abiertos a todos los niveles que la vida ofrece, abiertos a todas las posibilidades, completamente inocentes y completamente vacíos de todo conocimiento humano, es lo que el maestro Eckhart llamaba “el hombre pobre”, es decir el que está en la vida sin saber nada, sin poseer nada, sin querer nada. O como apuntaba sabiamente San Juan de la Cruz: “Para venir a serlo todo, no quieras ser algo en nada”.

Viviendo en ese ‘solemne vacío’, podemos ver que de pronto nace un destello de eternidad, un destello que no es otra cosa que el verdadero amor que se reconoce a sí mismo, ese es el final de toda carencia, el final de toda búsqueda, el final también para esa idea de tener que ser algo en la vida. No tienes que ser nada en la vida, tienes que ser simplemente Vida.