Los niños de Siria coleccionan balas


Hay personas que me piden que hable de Siria, me dicen que si no quiero hablar en profundidad que por lo menos manifieste una breve opinión; en particular me lo han pedido de forma especial e insistentemente dos personas a las que aprecio, por lo tanto lo haré.

Realmente no tiene nombre lo que ha pasado y lo que está pasando en Siria. Lo que voy a contar es parte de lo que me han contado otros amigos que han vivido allí y que conocen bien la realidad actual de ese bello país.


EEUU y la OTAN, Francia de una forma especial, junto a Arabia Saudí e Israel, están detrás de los llamados ‘rebeldes’ sirios, detrás de su financiación y de la venta de armas a esos ejércitos porque ejércitos son, y es que no se trata de grupos aislados sino de un ejército perfectamente diseñado para llevar adelante una guerra planificada en los despachos de la élite globalista; a través de esa financiación y de la venta de armas han llevado a cabo todo un plan trazado de antemano para derrocar a un gobierno legítimo de una nación soberana, una nación laica, rica, una nación donde la vida era buena y sencilla, sin mitificar por ello la figura de Al Assad que como bien sabemos su régimen presenta muchos defectos y contradicciones.



Ya hicieron lo propio con Gadafi en Libia, por eso Siria era un paso más en la estrategia de robar las riquezas de algunas naciones árabes, un plan que diseñaron antes incuso del 11 de septiembre de 2001, el gran golpe de estado contra la humanidad. El imperio del dinero, que es también el actual imperio del mal, saquea a los países que más le conviene sin que importe nada el sufrimiento y la muerte de los inocentes.

La congresista norteamericana Tussi Gabbard afirma que ha sido la CIA la que ha armado durante años a los rebeldes sirios.



Quiero llamar la atención sobre la palabra ‘rebelde’ que tanto se ha usado en este conflicto y que tanto se usa, esa es la palabra que delata verdaderamente a occidente y a todo este plan tramado para destrozar a la nación Siria; según EEUU y Francia, los terroristas islámicos allí en Siria son ‘rebeldes’, en muchos momentos les han llamado incluso ‘rebeldes moderados’, sin embargo aquí son llamados ‘terroristas’, especialmente cuando atentan contra la población civil europea y norteamericana. Repito, esa es la palabra que ha delatado y que delata a occidente. La mayor parte de los ‘rebeldes’ sirios son árabes venidos de fuera, de otros países, lo que indica que en realidad son mercenarios a sueldo para llevar a cabo un plan estratégico. Cuando estudiamos historia decimos 'la conquista romana' porque a los romanos les damos el estatus de ‘buenos’, sin embargo decimos la 'invasión musulmana' porque a los musulmanes les estamos dando la categoría de malos; decimos “la conquista” española, sin llegar a decir “la invasión” española, así que mucha atención a las palabras porque las palabras marcan a veces el destino de las naciones.



El Estado Islámico no es otra cosa que la forma que ha tomado el intervencionismo de EEUU en la región. Según Robert Kennedy junior, sobrino del expresidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy, la decisión de EEUU de acabar con Bashar al Assad se debió a la reiterada negativa de éste a permitir el paso de un gaseoducto de Catar hacia Europa.




Poco más quiero decir hoy, ved si podéis el testimonio de esta religiosa cristiana llamada María Guadalupe, si lo veis entenderéis unas cuantas cosas sobre Siria, aún no estando totalmente de acuerdo con su enfoque, creo que resume muy bien un conflicto que sigue conmoviendo al mundo entero, su conferencia ayuda mucho a comprender todo el asunto de los refugiados, ayuda también a ver que la caridad no es sinónimo de 'buenismo'. El buenismo no es caridad, el buenismo no es más que un infantil lavado de conciencia.



He seleccionado unas cuantas fotografías de niños sirios que llenan este escrito de implacable veracidad, rostros llenos de vida y también de dolor, rostros que tienen la belleza de Dios y de la Vida, rostros que nos golpean el alma. Los niños de Siria, los que en vez de ir a estudiar al colegio se dedican los pobres a coleccionar balas, y es que las balas son las flores de metal que crecen en las calles de Alepo y de Damasco y de otras ciudades de ese increíble país. 


El material fotográfico que hay sobre los niños sirios en internet es un material tan extraordinario que si lo miráis con detenimiento os dejará conmovidos, pero no conmovidos con la típica sensiblería navideña, os dejará conmovidos para que el Amor que desprenden sus rostros se pueda plasmar en acciones concretas que esta humanidad necesita en este momento. Ved la compasión en el rostro de todos ellos. Vedla. La compasión es el verdadero lenguaje de las mujeres y los hombres de buena voluntad.



La actriz y modelo boliviana Carla Ortiz habla de su experiencia en Siria.