La televisión destruye los valores humanos




En el último mes me han hecho la pregunta por lo menos tres veces: "¿Está destruyendo la televisión los valores humanos?". Sí, desde mi punto de vista la televisión actual destruye los valores humanos, y los destruye porque la televisión que nos echan a todas horas como si fuera pienso compuesto para animales, no está a favor de la verdad, lo que está es al servicio de las mafias organizadas, es decir al servicio de los partidos políticos, de las corporaciones bancarias, de las empresas transnacionales, y por supuesto al servicio del Estado que es quien da 'soporte' a todas las mafias; el Estado es en realidad 'el vehículo' que permite que las mafias campen a sus anchas. La televisión no solamente destruye los valores humanos, sino que está diseñada justamente para eso.

Hay que empezar a decirlo y decirlo sin miedo: los informativos de TVE, de Antena 3, de Tele 5 y de la Sexta (estoy hablando de España, aunque se puede aplicar igualmente a otros países), no están 'capacitados' para transmitir noticias a la población, y no están capacitados porque ni investigan ni están a favor de la verdad. Lo que habitualmente se llama 'una redacción de noticias' no es más que un grupo de 20 o 30 personas que lo que hacen es reproducir noticias de agencias (agencias que son las que de verdad dictan lo que hay que decir), esa redacción de noticias no está 'legitimada' para emitir un telediario a toda una nación, los editores de esos informativos no son otra cosa que simples comisarios políticos, es decir que no existe independencia ni libertad de ningún tipo.

La televisión es el aparato de propaganda del Estado. El verdadero Estado en realidad está formado por las televisiones generalistas y por los bancos, ese es el verdadero poder ejecutivo. Las elecciones en los distintos países están controladas por la televisión. Las elecciones que tenemos no son democráticas, parecen democráticas pero no lo son en absoluto. Vivimos en una dictadura que está disfrazada de democracia, el brazo armado de esta dictadura democrática es la televisión, por eso se hace necesario abolir la actual televisión y seguir por la senda de internet, la única semilla que ahora mismo está viva. Estas palabras que ahora salen escritas jamás se podrían decir en una televisión generalista.

Mis hijos ya no ven la tele, me he dado cuenta también de que los hijos de mis amigos tampoco la ven, eso nos está anunciando que el dios de la televisión está muriendo. Y algo nuevo está naciendo. Para una persona dormida la televisión lo es todo, pero para una persona que está despertando la televisión es la mayor herramienta para la manipulación mental.

Los únicos que no aparecen ahora mismo en la televisión son los que de verdad tendrían algo que decir, curiosamente los que aparecen son los que nunca dicen nada.

Hazte hoy con un libro donde te hablen de lo verdadero y piérdete por los caminos que te llevan al campo abierto. Juntos a los ríos y junto al mar no hay telas de araña.