Una cosa es decir "Te Quiero" y otra "Te Amo".



Sí, hay una gran diferencia entre decir “Te Quiero” a decir “Te Amo”, lo explica de forma brillante Marta Schröder en su página "La mirada secreta".

El querer necesita siempre del otro, sin embargo el amar en plenitud no necesita de nada porque es infinito y no se agota nunca.