Lleida

El río Segre a su paso por Lleida


El libro “Cartas del alma desnuda” llega a Lleida. La presentación será mañana viernes día 2 de diciembre en el Camí de Gaia a las 19:30 horas; el Camí de Gaia está situado en los bajos de la calle Jaume II. Gracias a Ángel por la iniciativa, gracias a Natalia que siempre nos cuida y nos da posada, gracias también a ti Toni, sé que nunca has dejado de ir tras la senda de la Luz, aunque a veces la noche se vuelva oscura. Gracias al grupo de amigos que arropan siempre con su presencia en esa ciudad.

Dejo aquí la carta número 54 del nuevo libro.


Querido Toni,

Conozco tu calvario con el dinero, lo conozco muy bien. Por eso te escribo. Lo que has vivido y lo que vives con el dinero también yo lo he vivido, es verdad que a ti toda esa necesidad de dinero te ha pillado en medio de grandes sufrimientos físicos y psíquicos, y eso lo ha hecho todo mucho más difícil.

No quiero consolarte, tampoco quiero darte falsas esperanzas. Simplemente voy a reflexionar contigo.

La pobreza no tiene nada que ver con lo espiritual. A lo largo de muchos años se nos ha dicho que la pobreza material está revestida de una impronta espiritual; sinceramente creo que eso no es verdad; eso se ha dicho, entre otras cosas, para intentar dar consuelo a los pobres. 

Esto es lo que produce la pobreza, y lo produce en este tiempo, ahora mismo: el pobre (cualquiera de nosotros) tiene que pensar en la comida, en la ropa, en tener una casa en la que vivir; muchos tienen que pensar también en sus niños, en las zapatillas viejas que están ya desgastadas, en que toca ir al dentista… y en esos pantalones que ya están viejos y en esas ruedas del coche que hay que cambiar porque pronto llegará el invierno…. La vida del pobre está saturada de cosas que no lo dejan vivir. No tiene ni un minuto para cultivar su espíritu; incluso el rato que tiene para ir a la iglesia lo usa también para pedir cosas materiales, de hecho su oración es para pedir cosas, no es una oración para agradecer, es una oración para que se cumplan sus ruegos, para que sus deseos se hagan realidad: “Quiero que me des esto, quiero que me des lo otro…”. Las necesidades están ahí y son tantas y tan fuertes que en realidad no hay más que necesidades. ¿De dónde va a sacar esa persona unas horas para cultivar su espíritu? Aunque consiguiera meditar unos minutos, su mente seguiría demandando las mismas cosas, porque la mente no hace más que discurrir, la mente siempre piensa con ansia en el mañana; tanto piensa la mente en el mañana que está dispuesta a pasar por encima del hoy y a pasar también por encima de la bendición del ahora. 

Dice Jesús de Nazaret: “Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aún aquello que tiene le será quitado”. 

Hasta hoy nunca conseguí entender estas misteriosas palabras. Indagué en textos, escuché homilías en las iglesias, pero ninguna explicación me convenció; hasta que hoy mismo alguien me acerca el significado, y este sí que me gusta. Son palabras de Osho: “Esto que dice Jesús no tiene ninguna relación con la economía ordinaria; se trata de la economía suprema de la vida. Solamente aquellos que valoran lo que tienen crecerán en el gozo. Conténtate y siéntete agradecido con lo que sea que tengas. ¡Lo que sea! Sé feliz con ello. Y entonces te harás más receptivo y más cosas te llegarán: te volverás capaz de recibir más bendiciones. El que no se muestre agradecido perderá lo que tenga. Sé más amoroso y recibirás más amor. Sé más pacífico y recibirás más paz. Da más y tendrás más para dar. Comparte y tu ser crecerá”. 

Te diré Toni que cada día sueño con la prosperidad de todos y para todos. Sueño y lucho por ello. Sueño con que todos dispongamos de lo necesario. Disponiendo de lo necesario dejaremos de ser esclavos de las necesidades. 

Que la vida te dé de lo bueno lo mejor. Un abrazo muy grande.

Siempre estaré a tu lado.









¿Quién dijo que el otoño y el invierno no se llevan bien?



Nunca lo había visto tan claro como hace unos días; mientras paseaba por el bosque fui a dar con la estampa que muestra la fotografía. ¿Quién dijo que el otoño y el invierno no se llevan bien? Uno y otro pueden convivir sin herirse, uno y otro pueden estar juntos sin necesidad de competir. “Hasta aquí mis hojas”, parece que dice el otoño si miramos bien la fotografía. “Hasta aquí mi nieve”, parece que dice el invierno; sin embargo el invierno ‘da permiso’ al otoño para entrar dentro de él, lo mismo que el otoño da permiso al invierno para que su nieve le invada; el frío del invierno precipita las hojas del otoño y el otoño con sus hojas nutre la tierra para que pueda sobrevivir el propio invierno, y sobre todo para que pueda nacer de los dos la primavera. No se sienten divididos, no están divididos, todo lo que está dividido provoca siempre algún tipo de tensión.

Hay un tiempo que es otoño y hay otro tiempo que es invierno, pero hay un tiempo en que el otoño se mezcla con el invierno, justo como sucede en estos días. Los que conviven juntos han de saber tener tiempo para cada uno, lo mismo que han de saber buscar el tiempo y el espacio para estar juntos de verdad. Si los que conviven no ahondan en su soledad individual, luego no podrán darse el uno al otro, y es que cuanta más soledad y más silencio atesoras, más capacidad tienes luego para entregarte. Es bueno estar solos, como también es bueno estar juntos. Saber estar solos es un arte, lo mismo que es un arte saber estar junto a otra persona. 

Dios se derrama en todo.







Barcelona


Macizo de Montserrat (Barcelona). Una fotografía de Manuel Luís Tatjé.


El libro “Cartas del alma desnuda” se presenta en Barcelona este próximo miércoles día 30 de noviembre a las 20:00 horas en la Librería Los Ángeles, Travessera de Gracia 157 (en el corazón del barrio de Gracia), esta librería ha nacido y vive de la mano de María Pilar Sánchez Lacoma, que tan buena labor viene haciendo desde hace ya mucho tiempo, también hay que destacar la labor de un excelente grupo de colaboradores que se desviven por dotar de alma a una librería que está siempre envuelta en una atmósfera tan especial.

A lo largo de los numerosos encuentros que ha habido en Barcelona durante los últimos años, más de una persona me ha pedido que hable sobre la Naturaleza, la verdad es que suelo hablar bastante a menudo tanto en los libros como en numerosos escritos que aparecen en este blog, concretamente ha habido un apunte bastante reciente, pero hablaré de nuevo, sobre todo hablaré para ti Jesús, amigo, que tan bellamente me lo has pedido hace unos días.

Junto a la Naturaleza sucede el milagro, el milagro es vernos en profundidad e intentar saber lo que somos. Junto a la Naturaleza se evapora el personaje o los personajes que de continuo estamos interpretando, esos personajes nos tienen envueltos día y noche en este inacabable juego de formas; junto a la Naturaleza se evapora el ego y no queda más que la pura contemplación, es a través de esa profunda contemplación que nos encontramos cara a cara con Dios. El que se encuentra de verdad con Dios se queda sin ego. El que se encuentra cara a cara con Dios se queda ciego para el yo limitado y temporal, a la vez que abre la mirada interna para todo lo ilimitado. Sentarse con tranquilidad junto a un río sin nada en la mente resulta ser siempre algo maravilloso, contemplar el mar sentados en la arena es a veces un puro éxtasis, por eso estamos tan necesitados de los espacios donde la Naturaleza se pueda expandir en nosotros sin limitación alguna.

La Naturaleza es Silencio, y lo es porque en la Naturaleza no hay una mente que necesite pensar. Cuando nada se piensa, solamente se Es.

Quien logra conectarse con la Naturaleza, conecta con la Alegría de vivir.

El espíritu profundo de la Naturaleza se encuentra fuera del tiempo y del espacio. Habitar en la Naturaleza es habitar en la Conciencia, una Conciencia de eternidad.

Junto al Silencio de la Naturaleza somos llevados a lo único verdadero, es decir a Dios. Dios es la realidad única de todo lo que existe. 







La verdadera lucidez



Nunca la persona será libre. 

La persona, la personalidad, no será nunca libre precisamente porque busca la libertad. Es solamente libre ‘aquello’ que ya no busca libertad alguna. El Ser interno es libre, y lo es de por sí y para siempre, pero la persona no será nunca libre porque está condicionada por la estructura espacio temporal en la que vive; podrán cambiar los sistemas, podrá cambiar la economía, podrán cambiar las monedas, pero la persona estará siempre presa de algo. Nunca lo temporal alcanzará la completa libertad, por eso nos equivocamos cuando queremos que sea la persona la que viva en libertad. La persona siempre vivirá esclava de algo. La persona vive presa de todo lo que la mente proyecta. El mundo pasará ante nuestros ojos y no cambiará en su esencia porque el mundo es sordo como la materia, por eso es tan necesario decir adiós a las ilusiones que tienen que ver con que la persona encuentre satisfacción; adiós a todo lo temporal, adiós a todo lo fenoménico, adiós a lo finito, adiós a lo caduco, adiós a todo lo que el óxido corroe. No hay nada que pueda permanecer en la forma. La verdadera lucidez es desengancharse de todo lo temporal y de todo lo caduco. Cuando te desenganchas de todo lo temporal, aparece ese maravilloso fluir hacia el verdadero Ser, y es que el verdadero Ser no tiene que llegar a ser nada pues ya lo Es.








Disfrutemos de este viaje



Disfrutemos de este viaje donde no hay viajero, y donde además no hace falta llegar a ningún destino, y es que al destino al que queremos llegar estamos siempre llegando en todo momento.









Lo más bello que se puede decir de una persona



De una persona se pueden decir muchas cosas, pero sin duda lo más bello que se puede decir es que “su Alma es el Amor”.







Destruyendo la familia



Algunos todavía no se creen que la familia esté siendo destruida de una forma tan clara y tan sistemática, esta destrucción se está llevando a cabo a través de un plan perfectamente trazado, la profesora Alicia Rubio lo explica con gran claridad a través de su experiencia directa como profesora de secundaria y como investigadora fiel y comprometida.

Esta magistral charla sobre adoctrinamiento sexual debería ser vista por maestras y maestros de primaria, profesoras y profesores de secundaria, profesoras y profesores universitarios, por educadoras y educadores de todo tipo, y por supuesto por madres y padres de familia. Vedlo por favor. Son 54 minutos y es clave enterarse de todo el trasfondo que subyace detrás de la destrucción de la familia y de los valores humanos.

 





Una cosa es decir "Te Quiero" y otra "Te Amo".



Sí, hay una gran diferencia entre decir “Te Quiero” a decir “Te Amo”, lo explica de forma brillante Marta Schröder en su página "La mirada secreta".

El querer necesita siempre del otro, sin embargo el amar en plenitud no necesita de nada porque es infinito y no se agota nunca.







Más de diez preguntas sueltas


Raúl Rodríguez y Valentín Turrado. Una fotografía de Javier Casares.


La presentación del nuevo libro "Cartas del alma desnuda" en León fue muy dinámica, la verdad es que tuvo mucha chispa, creo que esa chispa nació porque Valentín, el amigo que presentó el acto, lo hizo con total entrega, nada nuevo en él porque es así como hace siempre las cosas. Aquí van a modo de resumen las preguntas que él hizo, así como las respuestas aproximadas que yo pude hacer, y digo aproximadas porque éstas no corresponden a una grabación sino que son una recreación que he hecho en estos últimos días, una recreación elaborada a partir de lo compartido con el público de León el pasado 11 de noviembre.


-Hola Raúl, leo que en la carta 112 dices: “Soy un agricultor de la escritura. Tantas veces me veo aquí en la casa caminando con paso lento, tantas veces me veo haciendo las cosas con el mismo tesón y con el mismo porte de los campesinos a los que tanto admiro.. ¡Tantas veces! ¡Tantas!. Porque un día decidí hacer las cosas sin prisa. Con paciencia me siento a escribir. Con la misma paciencia con la que los viticultores van a podar sus viñas. Haga bueno o haga malo, siempre estoy a la tarea. Sigo el surco. Sembrar a pesar de todo. Meter en el surco las palabras, que ahí mueran. No depende de mí que broten en el corazón de la gente. No depende de mí. De mí no depende nada. Nada en absoluto”. En realidad, ¿qué depende de ti? ¿Qué es lo que pones tú en el surco?

-Parece que las cosas dependen de uno, pero en realidad no es así, todo depende de la Vida, es la Vida la que lo va haciendo todo.

-Sin despertar interior no se puede hacer nada, dices en la carta que escribes a Fran. ¿Qué es estar despiertos?

-Creo que no hay propiamente despiertos y dormidos. No es que por un lado estén los despiertos y por otro los dormidos. Hasta el más despierto muestra signos claros de estar dormido, y por supuesto que el más dormido de todos muestra también signos de estar un poco despierto. En realidad estamos todos “despertando”. Es necesario decir que lo real no es nunca lo que sucede, y es que por debajo de lo real viaja siempre un río escondido, es ese río escondido el flujo de la Vida Verdadera, es ahí donde hay que situarse cuando hablamos del despertar. No está despierto el que anda muy espabilado en el mundo de la forma, el más despierto es el que ha contactado con ese río escondido, es decir con su ser interno, el ser real e inamovible.

-Escribes una carta a tus abuelos y dejas en esa carta una pregunta para que ahora te la pueda hacer yo también esta tarde: ¿Cuál es para ti el mayor aprendizaje en tu paso por la Vida? 

-El mayor aprendizaje es sin duda hacer las cosas a través de la Conciencia Profunda. Y es que hay dos tipos de conciencia, la conciencia superficial y la Conciencia Profunda, la mayoría de las cosas las hacemos a través de la conciencia superficial. El verdadero significado de la vida no es otro que contactar con esa Conciencia Profunda.

-Escribes una carta a una mujer que no podía dormir por las noches. Parece que lo que nos quita el sueño en el fondo es el miedo a morir, el miedo a desaparecer. ¿Qué te hace a ti dormir a pierna suelta?

-Cuanto más control intentamos tener sobre las cosas, más miedo tenemos. Lo que te hace dormir a pierna suelta es precisamente dejar de tener el control sobre las cosas, eso no quiere decir que no estemos sobre lo que hay que hacer en el día a día, lo que quiere decir es que no hay que obsesionarse con nada.

-Es en la carta a Felipe donde hablas que no existe un yo individual, que todo pertenece a una única identidad cósmica, infinita, inabarcable. ¿Cómo has llegado hasta ahí? 

-Hay algo que para mí es muy importante, y es que la paz profunda, la paz del corazón, no se alcanza nunca a través del pensamiento, descubrir eso tiene que ver con darse cuenta también de que no existe un yo individual.

-En la carta a Mónica completas la pregunta anterior. ¿Cómo siendo uno nos experimentamos duales y nos vivimos en una continua dualidad, en continua separación? ¿Hay alguna forma de romper esta dicotomía?

-La dualidad hay que vivirla de forma completamente relajada y natural. Venimos a este plano dimensional también para vivir la dualidad. Estar partidos en varios cachos forma parte de esta aventura de la vida en la forma. La vida en la forma que se nos muestra está siempre dividida, partida, troceada, no así la vida en la esencia que permanece pura e inalterable, esa vida en la esencia no es afectada nunca por nada. La misma idea de la reencarnación nace porque nos sentimos separados. Salimos de la dualidad cuando dejamos de identificarnos con personas, con cosas, con situaciones. Y es que nosotros no somos las cosas externas que nos rodean. Pero repito, no hay que obsesionarse con intentar salir de la dualidad del mundo de la forma, a veces cuanto más intentas salir, más dual y contradictorio te vuelves. O lo digo mejor de esta otra manera: la vida en la forma, la vida externa de las cosas corrientes es siempre dual, esa es su naturaleza.

-“Ahora puedo hablar de la angustia de forma serena, sosegada”, dices en la carta que escribes a Ana María. ¿Hubo otras épocas en las que no pudiste? ¿En dónde andabas? ¿Qué te impedía acoger la angustia como una compañera, una aliada en el camino? 

-El miedo más grande llega a nosotros cuando pensamos que en un determinado momento se nos puede borrar la manera en la que ahora percibimos eso que llamamos 'la realidad'. Mi miedo desapareció aprendiendo a dormir, y es que cuando te duermes en realidad te mueres. Quien aprende a dormir aprende a morir. Y se aprende a morir dejando de tener control sobre las cosas, sobre las personas, sobre las situaciones de la vida. Duerme más y mejor el que se encomienda a la Vida con total inocencia. Confiar en la Vida como lo hace un niño, ese es el secreto.

-¿Has necesitado mear muchos miedos, tal y como expresas en la carta a tu tío Pepe? ¿Qué meas ahora? 

-El miedo se concentra mucho a nivel físico en la zona de los riñones, también en la vejiga; la cistitis en las mujeres y la prostatitis en los hombres es, sobre todo, miedo y también culpa. Cuando orinamos podemos hacer un ejercicio espléndido de expulsar el miedo, yo lo hago a diario desde hace muchos años, y si además lo haces junto a un árbol o un rosal, el beneficio que se experimenta es mucho mayor, la razón es que el árbol y el rosal emiten plasma y ese plasma te sana. Con esto no estoy diciendo que haya que abolir todos los cuartos de baño...ja, ja, ja.

-Hay en ti sentimiento muy profundo de escapar de la mediocridad, tal y como expresas en la carta a tus viejas libretas. 

-Escapo de la mediocridad si me hago del todo consciente del estado de mi mente; lo que importa es que en todo momento vea su estado, si está rota esa mente he de reconocer que está rota, si está llena de dudas toca también reconocer que hay dudas. Y es muy importante darme cuenta de que las imágenes que construyo de mí mismo me separan de la esencia que soy. La esencia que soy no puede ser construida a través de ninguna imagen externa.

-“Durante años me han martilleado pensamientos repetidos y obsesivos, algunos aún están presentes. Todos tenemos fobias y miedos inexplicables que llevamos encima año tras año”, dices en la carta que escribes a Mauricio.

-Para quitarse las fobias y los miedos no hay nada mejor que reírse. Los monjes zen en Japón comienzan su día riéndose, lo primero que hacen al levantarse de la cama es pasarse cinco minutos riéndose, sin duda una magnífica forma de comenzar la jornada. ¿Y de qué o de quién te puedes reír recién levantado de la cama? De ti mismo. Cuando eres capaz de reírte de ti mismo el ego queda aniquilado; te ríes de que el ego es en realidad un aparato mental puramente teatralizado, de eso te has de reír. Reírse de los demás es siempre algo perverso, sin embargo reírse de uno mismo es pura humildad. Si tienes la tentación de reírte de los demás recuerda esto: ríete de las situaciones que la vida propicia, nunca de las personas.

-Dominar el sexo es una de las mayores dificultades de la vida. Gandhi hizo varios compromisos serios de castidad y de la misma forma los rompió. Háblanos del sexo y qué hacer para integrarlo, vivirlo de forma hermosa o trascenderlo. Esta pregunta está relacionada con la carta que escribes a tu tío Pepe.

-Yo admiraba a mi tío porque digamos que era una especie de ser asexuado, seguramente por eso disponía de una inocencia tan increíble. Él miraba las cosas del mundo sin los resortes del sexo que siempre están presentes, su mirada me llenaba a mí de libertad. En realidad el sexo no se puede dominar. Los monjes tampoco han dominado el sexo, digamos que han intentado domesticarlo. Muchos monjes han intentado dejar el sexo fuera del convento sin darse cuenta de que el sexo entraba también con ellos dentro de los muros de ese convento. Lo mejor para llevarse bien con el sexo es vivirlo con completa naturalidad. Todos los que no viven el sexo de forma natural acaban enfermando.

-Dices en la carta a los indecisos: “No formo parte de ningún partido político, de ninguna religión, de ningún grupo organizado”. ¿Cómo te llevas con la política, la religión o los grupos organizados?

-La política actual está más muerta que viva; las religiones establecidas están casi todas agonizantes. Lo nuevo que está naciendo nace precisamente de seres que se están desprendiendo de la vieja política y de las viejas religiones. La iglesia católica atesora tres veces el dinero que haría falta para socorrer a todos los pobres del mundo. Otra cosa que me parece inquietante de la iglesia es que aún piensan que hay que salvar a alguien; si tú piensas que tienes que salvar a otro en realidad lo que haces es pervertir tu vida, además no eres libre porque lo que haces es perseguir una idea. Ya no es preciso salvar a nadie, y es que por el hecho de vivir estamos ya todos salvados; al estar inscrito en la Vida, en el Existencia, estás salvado ya; tú no tienes que hacer nada especial para salvarte, formar parte de la Vida te ha salvado ya.

-“Yo nunca he sido un hombre del montón. Mi naturaleza y mi ser me lo han impedido. He sido muy criticado por hombres y mujeres del montón”, dices precisamente en la carta a los hombres y mujeres del montón. ¿Qué es ser un hombre del motón? ¿Qué no soportas de esta actitud? 

-Esos hombres y esas mujeres del montón son los que pudiendo hacer algo en la vida en realidad no han hecho nada, y no lo han hecho porque no han querido, es un problema de desidia, de falta de voluntad. Los hombres y las mujeres del montón en definitiva son los que se dejan manipular.

-“El camino espiritual no se puede acelerar”, dices en la carta que escribes a Montse. ¿Qué medios tienes tú para no entorpecer ese camino? ¿Hay algo que hacer?

-Sin prisa todo llega. La meditación y la contemplación pausadas nos llevan siempre al punto que necesitamos. La vida no tiene reloj. La espiritualidad es un camino que nunca se puede acelerar ya que tiene muy marcados sus propios tempos. El camino hacia Dios corre sin agobios de ningún tipo. Los procesos profundos son eternos y no están ligados al tiempo y al pensamiento. Sin planificar nada, todo acontece.

-“Sueña con fuerza, no seas un soñador corriente”, dices en la carta que le escribes a tu hijo Miguel. Si tuvieras que pedir algo, ¿qué pedirías?

-Ahora mismo pediría cosas sencillas, y desde luego no hablo de pedir cosas materiales, por ejemplo pediría que se me diera la posibilidad de darme cuenta de que cuando llegan a nosotros el dolor y el sufrimiento, no llegan para aniquilarnos sino que llegan para transformarnos. Después de una enfermedad y después de una muerte de alguien cercano, podemos comprobar que en la mayoría de las ocasiones nuestra vida ha cambiado para bien. Siempre cuesta admitir que es a través del dolor la forma en que la vida nos va afinando.

-“Llegar a ser santo es llegar a ser nosotros mismos”, escribes en la carta que escribes a Fabio. “Saber vivir es descubrir qué es lo esencial y qué es lo anecdótico”, escribes en la carta a Estefanía. ¿Qué es eso esencial y qué es lo anecdótico? 

-Respondiendo a la primera cuestión: querer ser santo es una ambición como otra cualquiera; ser santo no es otra cosa que ser verdaderamente tú mismo, y ese tú mismo es no intentar aparentar lo que no eres. Ser santo es ser alguien de verdad, es santo el que vive sin ningún aspaviento, siempre fiel y leal al Espíritu que habita en su interior; en realidad el santo es el que ya no interpreta ningún personaje. Y respondiendo a la segunda cuestión, es preciso decir que descubrir lo esencial es enfrentarse a lo real, lo real acontece cuando todo lo circunstancial desaparece.

-Rául, ¿tú eres un triunfador? Esta pregunta viene por la carta que escribes a los que no saben si tú has triunfado o no has triunfado. 

-Claramente mi triunfo no tiene que ver con nada exterior, me refiero a un triunfo basado en conseguir casas, coches, dinero y un largo etcétera, tampoco con el prestigio, y mucho menos con la fama. Mi triunfo es un triunfo hacia dentro. Mi triunfo no se ve. Cuando verdaderamente alguien consigue brillar, algunos lo aceptan naturalmente y le apoyan y le protegen, otros en cambio van a decir que lo único que ha hecho ese que brilla es construir un personaje, entonces se pondrán en su contra. ¿Y por qué se ponen en su contra? Seguramente por envidia, y es que actualmente hay más muertos a causa de la envidia que a causa de las armas de guerra. Cuando comencé a vender libros hubo gente que me dejó de hablar, me dejaron de hablar porque pensaron que yo me había vendido al mercado, y yo nunca me he vendido a nada ni a nadie; ellos pueden tener sus trabajos y cobrar su dinero a través de sus nóminas, sin embargo no ven de la misma manera que tú te ganes la vida con los libros que vendes. Pero yo no se lo tengo en cuenta. Quiero decirles a ellos y de paso también a todos que la paz del corazón no se alcanza nunca a través de ningún triunfo personal, de lo que se trata es de habitar en la paz del corazón, una paz que no conoce cifras ni datos, una paz que está al margen de cualquier circunstancia externa.

-¿Qué se siente Rául cuando un amigo se dirige a ti al final de sus días para decirte: “Mi físico se acaba, sin embargo me voy contento porque soy alguien que ha amado mucho?”, es lo que cuentas en la carta a Andrés.

-Lo que cuento en la carta a Andrés es que de la tierra de su tumba en el cementerio creció un árbol, concretamente un frutal; su viuda me ha contado hace unos días que ha vuelto a nacer de su tumba otro árbol, la verdad es que no me extraña que de un hombre tan fecundo crezcan árboles fecundos. Amar es la clave. La medida del amor se comprueba en la entrega. A más amor, más entrega, y a más entrega, más amor.

-Dice Pedro Casaldáliga: "Al final del camino me dirán: ¿has vivido? ¿has amado? Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres".

-Muy bello eso que dice Casaldáliga. A veces los literatos y los poetas balbucean algo parecido a la propia trascendencia, pero pocos se atreven a dar el paso. Muchas veces en una novela de cuatrocientas páginas encuentras solamente una frase que merezca la pena, con lo que la cosecha es muy escasa. En muchos poemas se anda rondando la trascendencia pero no se la nombra porque muchos poetas aún tienen miedo. Hay poetas temerosos aún de vivir a Dios, piensan que si viven a Dios se ablandan y que la gente va a pensar que se han convertido a algún rito particular y que eso les va a hacer aparecer como ridículos delante de los demás. Un poeta que no vive a Dios en su corazón no es un poeta completo ya que no dispone de todos los registros que la vida le ofrece.   

-Dices en un momento dado: ¡Qué importante es ser feliz con nada! ¡Qué importante es ser feliz sin consumir nada! ¡Qué importante es ver la vida sin tener que aparentar ser nada ni nadie! ¡Qué importante!

-Así es. 

-¿Quieres añadir algo para terminar?

-Sí, que hay que ser valientes para denunciar el mal, muchas personas que conozco no denuncian el mal porque temen perder su estatus. También quiero decir que sin amor al prójimo es imposible construir nada que merezca la pena. Es imposible.











Se ve Segovia



La presentación del nuevo libro "Cartas del alma desnuda" llega a Segovia, será este próximo jueves día 17 de noviembre a las 19:30 horas en la nueva Biblioteca Pública, un edificio por cierto de gran belleza y sobriedad.

Hace veinte años que vivo en esta bella tierra, he recorrido sus pueblos y he pisado sus caminos, me he encontrado también con sus gentes; el espíritu de esta tierra ha llenado mi corazón; no ha sido un camino fácil, de verdad que no lo ha sido, precisamente por eso el agradecimiento es todavía más grande. A continuación transcribo la carta número 98 del nuevo libro:


Querida Rosario,

Mientras paseábamos aquel día junto al río me preguntaste que cual era la diferencia entre la persona que está viviendo en la verdad y la que no vive aún en ella. Con mucho humor te pedí aplazar esa respuesta porque sabes que me gusta mucho la visión de ese río de montaña, además la tarde en la que fuimos a caminar estaba llena de belleza, y ya sabes que la belleza pide siempre la pureza de la contemplación. Esta carta es la contestación a tu pregunta, una pregunta que me ha tenido en danza muchos días y muchas noches.

El que no está viviendo en la verdad se toma aún a sí mismo como el hacedor de todo lo que le acontece, incluso se mira a sí mismo como “una persona”, una persona ‘distinta a todas las demás’, es decir que se ve como una entidad separada de un Todo que aún no comprende. La principal dedicación del que aún no vive en la verdad es buscar objetos y consumirlos, también las personas son para él objetos que es preciso consumir. Otra de sus tareas (seguramente la tarea principal) es acumular experiencias: experiencias sensuales, sexuales, comidas, viajes, ropas, coches, casas y un largo etcétera; esas experiencias son para él o para ella el centro de su vida. La mayor parte de la humanidad vive aún de esta manera.

Por el contrario el que vive en la verdad sabe que todo eso que piensa, lo mismo que todo eso que dice y hace, es un camino que le lleva al Ser. Para el que vive en la verdad todo es motivo de risa, no de risa despectiva y sí de risa creativa y compasiva. ¿Y por qué se ríe? Porque ha comprendido, y lo que fundamentalmente ha comprendido es a mirar la conciencia sin ningún objeto, o dicho de otra manera y para que se entienda mejor: la conciencia del que vive en la verdad no depende ya de ningún objeto externo a la propia conciencia; el que vive en la verdad ya no está pendiente de si le va bien o si le va mal, de si tal persona le quiere o le deja de querer, de si tiene más o menos dinero en su cuenta corriente, de si su prestigio ha subido o ha bajado. El que vive en la verdad ve a Dios en todo, independientemente de cómo sean las circunstancias en las que está viviendo. Aunque el que vive en la verdad vive sin lemas y sin eslogans de ninguna clase, esta frase del maestro Eckhart resume muy bien el espíritu con el que está ‘plantado’ en la vida: “No querer nada. No saber nada. No tener nada”.

Un fuerte abrazo querida amiga, quiero decirte que el aroma de ese río quedó muy dentro de mi corazón, su eterna belleza me sigue llamando.









A veces falta una palabra



El famoso YO SOY a veces no se entiende muy bien, y es algo que se repite a todas horas dentro de los ambientes espirituales, creo que se entendería mejor si se dijera YO SOY…DIOS.

Hoy en día se habla continuamente de la PRESENCIA, y es cierto que a veces no se entiende muy bien lo que se quiere decir cuando se dice PRESENCIA. Creo que se entendería mejor si se dijera PRESENCIA…de DIOS.







Tus pensamientos




Si estás pasando una etapa con mucho estrés y con muchas preocupaciones, solamente quiero recordarte que tus pensamientos no son lo único que existe.







No se ama con los recuerdos


No se ama con los recuerdos, se ama con el grito salvaje que ahora mismo está naciendo, el grito que en este instante está gritando. Es el grito que grita el que en verdad nos ama. Es el grito de Dios, su vacío inmenso. El vacío de Dios es el amor de Dios. En el principio no era el verbo, en el principio no era otra cosa que el amor. El amor que gritaba por nacer es el mismo que sigue gritando en este instante; ese amor que grita no es sólo el amor de los enamorados, no es el amor por la tierra o por los hijos, ni incluso es el amor por la verdad. Entonces, ¿qué tipo de amor es éste? Es el amor que nos tiene a todos metidos en su sagrado vientre, si quieres salir de él en realidad no puedes, y si mueres vas a morir dentro de él. El amor te engloba por entero. No hay nada que escape de él. No hay nada fuera del amor. Todo el amor es por siempre y para siempre.








Camino de León



Camino de León para presentar el nuevo libro “Cartas del alma desnuda”. 

Que una ciudad se llame León siempre me pareció atrevido, imaginad una ciudad que se llame Pantera o Leopardo, que es posible que existan ciudades con esos nombres, es muy posible. León hace referencia a la fuerza del animal del que dicen es el rey de la selva, aunque sabemos que la ciudad de León debe su nombre a la palabra latina 'legio' que significa 'legión'. Para mí León es también alguien que lee mucho. Un león es un lector muy grande; ojalá cada vez haya más leones que lean de todo lo bueno lo mejor, como la mujer de la foto. Es Goya que a sus 99 años ha fallecido esta pasada madrugada; así estaba hace unos días buceando en el nuevo libro, entrando sin miedo en esa arquitectura de palabras. Además de esa bella foto (creo que la última de su vida física), grabó para mí un precioso mensaje de voz también hace unos días, un mensaje que queda ya alojado en la biblioteca infinita de mi corazón. Un fuerte abrazo para toda su familia. En realidad la vida no tiene edad puesto que el sustrato es eterno, el cuerpo es solamente una aparente circunstancia, un precioso adorno que llevamos puesto sin acabárnoslo de creer del todo.

El libro se presenta el próximo viernes día 11 a las 19:30 en la Biblioteca Pública de León, calle Santa Nonia número 5. El acto estará presentado por el amigo y también escritor Valentín Turrado. Contamos con la colaboración del Teléfono de la Esperanza de León. A continuación transcribo la carta número 23 que aparece en el nuevo libro y titulada “Carta a un niño de Palestina”, incluyendo la foto original que inspiró esta carta:


Estoy delante de la foto de un niño palestino que duerme sobre un sucio colchón de espuma en medio de las ruinas, en medio del caos y en medio de la destrucción más absoluta.

Querido niño,

Aunque lo mejor sería quedarse en silencio, la verdad es que no puedo hacerlo, creo que tampoco debo.

Podría matarme la tristeza viendo esta foto, pero no, la tristeza ya no me domina. Viendo la fotografía, además de sentir una infinita compasión por ti y por todos los tristes hombres que os han llevado a ese estado de cosas, viendo la foto repito, siento que llega la esperanza. La esperanza es esta: que los hombres que han borrado su conciencia la puedan volver a limpiar para poder ver. Esos que no ven están ciegos porque dispararon a inocentes por la espalda. Cuando disparas a un inocente por la espalda, la bala se vuelve contra ti. Tú, el perseguidor, eres desde ese momento el perseguido. 

Te veo dormir y he de decirte que me alegra mucho verte dormir. Prefiero que duermas a que mueras. Como sólo os vemos muertos, me alegra tanto que estés durmiendo... 

¿Sabes una cosa? El mundo está tan enloquecido que nadie sabe lo que hay que hacer; pero fíjate lo que te voy a decir: incluso aunque no haya nadie que sepa de verdad lo que hay que hacer, aún así hay motivos para la esperanza. Esta esperanza no es ni blanda ni ñoña, es la esperanza de saber que todos los que persiguen niños llevan al diablo al lado, el diablo es la propia locura de la mente que hace que no tengas reposo ni de día ni de noche. Quien persigue a un niño para hacerle mal nunca encontrará la paz. Y no es que la vida sea vengativa, que en verdad no lo es, pero la vida es justa, una justicia que no encontrarás en las formas humanas y sí en la trascendencia que corre bajo la apariencia externa de las cosas.

Ahora mismo no veo la foto, más bien la escucho, y me está diciendo la propia fotografía: “Da la vuelta a cada revés que llegue a tu vida, la fuerza que trae ese revés es justo la fuerza que necesitas para construir lo nuevo. No dejes que tu mente muera en el dolor, haz que la fuerza del dolor te dote de una mente nueva. Si lo consigues habrás ganado la guerra contra ti mismo, sin duda la guerra más difícil”.

De la foto me llega ahora la brisa de la primavera que ya avanza. Hay algo dentro de todos nosotros que nos resucita si estamos dispuestos a resucitar. En ese amor que levanta los cuerpos y las almas, siente ese amor de todos los que ahora y siempre te queremos y te apoyamos.

Tu amigo desde España.

Raúl.



Y aquí os dejo con este bello tema de Asher Quinn que me acompaña estos días mientras viajo.








Hay ovnis que protegen y tutelan la Tierra



En los últimos diez días han fumigado todo lo que les ha dado la gana y más, por lo menos en alguna zona de España. Y el cuerpo se resiente, a ratos también la mente.

Lo mismo que sabemos ya que hay una ultratecnología que se usa para arrojar sustancias químicas a la atmósfera y de paso envenenarnos, hay también una ultratecnología que se está usando para limpiar los cielos, en esta secuencia de poco más de tres minutos se puede ver con claridad.

Cuando a veces están fumigando, es preciso mirar al Cielo y pedir ayuda, esta ayuda ha venido hoy bajo la forma de este vídeo que confirma una vez más la guerra existente entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal, algo que muchos falsos espirituales siguen negando ya que según ellos el bien y el mal no existen porque esa forma de pensar te hace caer en la dualidad, además repiten a cada momento que todo se encuentra en el interior, sin haberse dado cuenta aún que el interior y el exterior son una única cosa.



Después de ver la secuencia de poco más de tres minutos en la que se ve al ovni disolviendo parte de la estela química, uno se pregunta: ¿pero cómo es que no sale una autoridad civil o militar explicando lo que está sucediendo? ¿Cómo es posible seguir viviendo en este abandono tan increíble?






Vídeo ya disponible de las recientes jornadas "Despierta".


Está ya disponible el vídeo de las recientes Jornadas Despierta. La charla tuvo lugar en Valladolid el pasado 27 de octubre de 2016. Las jornadas están organizadas por Ángel del Pozo (a quien acompaño en la foto) y un excelente equipo de colaboradores.

Tres personas me han escrito en las últimas horas para decirme que la charla tiene su punto de máxima intensidad a partir de 1h y 10 minutos. Una hora y treinta y ocho dura la charla. La verdad es que la energía que había en la sala era especialísima, una energía llena de unción y de rotunda seriedad, pero no una seriedad de estar serios sino una seriedad derivada de buscar y nombrar lo verdadero con total honestidad y sin miedo. Repito: sin miedo.

Y esto es lo que me van haciendo llegar algunas de las personas que van leyendo el nuevo libro:


-Las cartas del nuevo libro son para modificar viejos hábitos.

-A través de las sucesivas cartas se va purificando el yo que nos condiciona.

-Las cartas producen un gran vacío en nuestro interior, un vacío que nos lleva a no ser actores de otros.

-Todas las cartas son una mirada sobre uno mismo.

-Estas cartas son para salir de la manipulación, especialmente de la manipulación que llevamos a cabo con nosotros mismos.

-Estas cartas son para los seres humanos completos, no para los humanos que están hechos a cachos.

-Todas las cartas están escritas con el brillo del Espíritu.

-Estas cartas son suaves, pero también son un gran choque.

-La armonía sagrada de la Naturaleza está de nuevo en la raíz de este libro.

-Estas cartas están escritas fuera del ritmo que otros marcan.

-Todas las cartas se podrían titular “Queridos Hermanos”, pero quedaría muy obvio.

-En este libro se percibe que el Amor no es tan sólo una relación sino un estado del Ser.

-Este libro es un rayo de Luz para el Alma.

-Las cartas de este libro son Conciencia Pura, la Conciencia es la puerta directa a la Verdad.




Los que quieran hacerse con el libro, pueden escribir a:

lluviacaballo@lluviacaballo.com







A la mujer que preguntó por la reencarnación


En la última presentación pública del nuevo libro, una mujer preguntó por la reencarnación, quería conocer mi visión, la verdad es que no dio tiempo a contestar con profundidad, por eso ahora con calma le doy una respuesta más completa.

La reencarnación no es más que una idea. Todas las ideas son falsas, todas las opiniones son falsas también. Si no somos capaces de ir más allá de la mente que dispara a todas horas conceptos y teorías, es muy difícil avanzar, así que lo que ahora sale escrito –resumen de lo que he estado diciendo años atrás- ha de ser leído como un intento de ir más allá de las ideas y de las opiniones.

Cuando una persona muere, eso que llamamos 'persona' se disuelve, la persona y la personalidad quedan fulminadas por el rayo de la muerte, no así la Conciencia (Dios), que es lo que de verdad permanece.

La idea de la reencarnación nace porque nos sentimos divididos, si nos viviésemos como Una Cosa Única, nunca pensaríamos que es ‘lo individual’ lo que se reencarna, si acaso lo que está todo el tiempo ‘migrando’ es Dios, la Totalidad, pero nunca el individuo, lo individual.

Hay personas que se dedican a indagar lo que han podido ser en otras vidas, sin embargo siguen sin tener ni idea de lo que son ahora mismo. Dedícate a indagar lo que ahora eres, y no pierdas más el tiempo con entelequias. Disuélvete en el Amor y todas las vidas pasadas y futuras que imaginas quedarán convertidas en Amor. El Amor es lo único no imaginado que es más real que la Vida misma. El Amor es la realidad primera y también es la realidad última.

Según como yo lo entiendo, según como yo lo vivo, no hay vidas pasadas, sencillamente no puede haberlas… ¡porque no hay pasado! El pasado no existe. El verdadero tiempo no es el tiempo cronológico sino el tiempo multidimensional. Si por un casual hubiera vidas pasadas, éstas nunca se repetirían. Nunca nadie te puede ‘condenar’ a repetir una vida o varias vidas porque sencillamente la vida no se repite. Nunca una vida se puede repetir. Cada vivencia es irrepetible, por eso no puede haber reencarnación en el sentido clásico dado que es imposible que nada se repita. Nunca hay nada igual a lo anterior, todos son ‘variaciones’ inacabables de lo mismo, es decir Dios y sus infinitos rostros.

La Vida no te castiga con vidas sucesivas. No hay vidas sucesivas, lo que hay es solamente este suceder de la Vida.

Sé que lo que digo descoloca a algunas personas, especialmente a ‘los terapeutas’ que muchas veces ven en las ‘dolencias’ de sus pacientes ‘las huellas’ de vidas pasadas. No discuto su experiencia clínica, pero hay que matizar algunas cosas. La mayoría de las veces indagar en las causas te aleja del núcleo del que nace la verdad. Cada vez se elaboran más teorías, sin embargo cada vez estamos más alejados de la esencia.

Puedes decir que no sabes qué cosa es esta de vivir, dilo sin miedo, yo mismo lo digo ahora contigo, pero no digas o pienses que por dejar ‘cosas pendientes’ te espera otra reencarnación, eso en realidad tiene que ver con los exámenes y con las pruebas académicas y con las muchas ‘cargas’ que las religiones nos han impuesto a nivel psicológico, pero no con Dios y con su infinito Ser.

No venimos aquí a este plano a través de sucesivas reencarnaciones. Si quieres puedes decir que a la vez que estamos ‘aquí’ estamos también ‘allí’ y ‘más allá’ pues estamos desplegados ‘en paralelo’ y de forma sincrónica (a la vez) en otros muchos planos dimensionales. No toda nuestra vida se desarrolla aquí; toda esta vida que vivimos no está plantada en esta huerta de la Tierra, aquí tenemos solamente unos tomates, pero las zanahorias, los puerros, las coles, el perejil y los guisantes los tenemos en otras ‘huertas celestiales’ (en otros planos dimensionales). En la nueva visión multidimensional es imposible plantearse la reencarnación, ¿cómo vas a reencarnarte si te ves viviendo ya en muchos planos al mismo tiempo?

Haced la prueba. Preguntad a alguien que crea en la reencarnación: "¿Qué es lo que se reencarna?". No sabrá responderos; y es que si la persona y la personalidad desaparecen con la muerte, ¿qué es lo que de verdad se reencarna? ¿Cómo se va a reencarnar el espíritu si el espíritu es eterno y no está sujeto a ningún tipo de evolución temporal? ¿No será que es el ego el no quiere irse de este plano y por eso se inventa la reencarnación?

Si llevas una vida miserable, ¿quieres reencarnarte para seguir llevando una vida igual de miserable? Y si llevas una buena vida, habrás comprendido ya que la Vida no es algo que te pertenece, eres tú el que perteneces a la Vida.

Nunca desaparecemos del todo, en realidad nunca nos vamos totalmente de este plano dimensional; los muertos viven aquí también, sólo que bajo otra apariencia, así que no puede volver aquí el que nunca se ha ido.

En lo eterno no hay nada que tenga fin. Una vida nunca tiene fin, aunque el cuerpo ya no esté presente en este plano dimensional. Todo es vida para siempre.

La idea de la reencarnación no es más que miedo a la muerte, miedo a desaparecer. La mente humana ha sentido la necesidad de crear esta idea porque tiene un miedo atroz a desaparecer completamente. Para ese miedo se puede ingerir esta medicina que puede ir condensada hoy en una pastilla de cinco frases: “Tú no morirás nunca. Tu esencia no desaparecerá jamás. Pertenecemos siempre a la Existencia y a ella vamos a seguir perteneciendo. Fíate de una vez. La Vida (Dios) sabe muy bien lo que hace”.












A la hora de tomar una decisión



“Tomar una decisión sobre algo práctico en tu vida puede ser un tipo de problema, pero lo que quiere decir un problema no es en realidad un problema sino una pregunta. Lo importante cuando tienes una pregunta es no hacer la pregunta como persona: ¿qué es lo que tendría que hacer como persona?; sino hacer la pregunta como Dios, para eso es preciso preguntar: ¿qué es lo que haría Dios en esta situación? Si pones a Dios de tu lado las cosas siempre irán bien, y es bastante probable que obtengas una mejor decisión porque retiras la persona, es muy importante retirar a la persona de la toma de decisiones porque la persona representa siempre la ignorancia”.



Francis Lucille