Naturaleza



Estos días en los que está habiendo ya presentaciones del nuevo libro, varias personas han vuelto a preguntar por qué suelo publicar de forma habitual fotos de Naturaleza. Ya lo he respondido alguna vez en el pasado, no me importa hacerlo de nuevo.

Lo primero y más importante que quiero decir es que la Naturaleza no ha sido hecha por la mano del hombre, creo que es un dato elocuente, muy elocuente.

Lo segundo que quiero decir es que si te dispones a ver la Naturaleza, si te dispones a contemplarla, si te dispones a ser desnudado por ella, verás su Armonía Sagrada y verás que detrás hay un claro diseño inteligente. En la Naturaleza se ve la Huella de lo Eterno de una forma especial, y se ve porque esa Naturaleza no está corrompida por la mano del hombre, podrá estar contaminada, pero no corrompida.

Cuando te acerques a la Naturaleza, piensa que tus ojos no están separados de eso que estás viendo, tu cuerpo entero pertenece a esa Naturaleza, tú eres Naturaleza. Vives en ella. Ella vive en ti. Sois lo mismo.

Acudir a la Naturaleza es acudir a un Templo Sagrado. 




En la foto, el nevado de Toluca (México).