Levanto mis ojos




Levanto mis ojos a los árboles, ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio viene del Corazón, donde habitan los Cielos y la Tierra.