La primera en Burgos

El río Arlanzón a su paso por el parque de Fuentes Blancas. Burgos (España)


¿Se presenta el nuevo libro por primera vez en Burgos? Sí, así será si Dios quiere. ¿Y cómo es que no presentas en tu pueblo como estos años de atrás? Pues mira, porque un día lo soñé. Un día del mes de marzo de este año soñé que hacía la primera presentación del nuevo libro en Burgos; un poco sorprendido por el sueño decidí esperar hasta ver si había alguna ‘confirmación’. Y la hubo. Al cabo de unos días una amiga me escribió y me dijo que había soñado que yo iba a Burgos a presentar el nuevo libro, hacía además una descripción muy detallada de ese sueño. 

Así que debido a dos sueños, estaremos en Burgos. 

No es que los sueños a veces se hagan realidad, es que lo real nace la mayoría de las veces de los sueños. En el sueño nos soñamos a nosotros mismos y después lo olvidamos para poder vivir esta vida en tres dimensiones; uno de los verdaderos alicientes de vivir aquí encarnados es que olvidamos realmente lo que somos, es decir que olvidamos nuestra procedencia divina. Los sueños son el verdadero territorio de creación, y lo son porque en los sueños respiramos nuestra libertad original. A veces los sueños nos asustan porque nos vemos en ellos y no nos reconocemos en esa libertad que somos. La libertad es siempre la cumbre más alta.

Quiero dar las gracias a las personas que han preparado estos dos encuentros en Burgos. Gracias María Jesús y José Antonio, gracias Montse y Ulpi, gracias Zulma y Eduardo. Gracias Helena. Gracias Carlos. Me llegan noticias de vuestro esmero y entusiasmo.

El otro día un periodista me preguntó sobre lo que significa para mí publicar. Publicar, y más como uno lo hace, está muy relacionado con el tipo de vida que uno lleva: muchos meses en soledad y de pronto uno se expone al exterior, esa exposición es a veces muy intensa, así que no siempre es fácil salir de casa y soltar a la primera todo lo que uno lleva dentro. Para mí estar en público es un acto de donación y de servicio, no es un simple acto de proyección de la persona o de la personalidad. Estar en público no es un acto pensado para que a uno le quieran y para que le reconozcan. Antes que mi reconocimiento personal, mucho antes, quiero que trabajemos juntos, que hagamos juntos algo útil por la vida. ¡Hay tanto por investigar, hay tanto por conocer! Yo no soy un literato y un poeta al uso, no me busquéis entre las estanterías de los que buscaron la gloria terrenal en el mundo de las letras; ya liquidé mi narcisismo; ahora soy uno que se despojó de las palabras floridas para tratar de convertirlas en palabras útiles. Echad una mano que hay mucho trabajo por hacer. Es necesario ponerse a trabajar con las energías libres que ahora mismo están irrumpiendo, con la nueva nutrición y la nueva medicina, es necesario ponerse a investigar también sobre la ciencia con conciencia, también sobre la espiritualidad que no conoce límites, sobre la nueva educación, sobre el silencio creador, sobre la conciencia que emana de nuestro ser interno, sobre el amor, sobre el alma, sobre la muerte, así que no nos demoremos más. Vienen tiempos muy especiales y vamos a tener que estar muy cerca los unos de los otros. Muy cerca.