Empápate de cielo



Empápate de cielo hasta que no quede en ti nada del hollín que pisaste.

Hazte con la aurora y no pidas más limosnas en las oficinas.

Salte de las sombras y emborráchate de la vida del mar y de los ríos.

Hazte rey de la alegría.

Busca la luna en los bosques, no en las avenidas.

Respira la luz junto a las flores.


¿Qué haces aún en la ciudad mirando los semáforos?

En medio del cemento el viento no tiene oídos.

Hazte una nueva canción y cántala con tu voz nueva.

La vida es muchas veces una carta que está boca abajo. Dale la vuelta.

Los árboles creen más en ti que tú mismo.

Quien te llama es el sol y su infinito brillo.

Es el sol.