Tú seras mis brazos, yo seré tus ojos.


Un hombre ciego en compañía de un amigo que no tiene brazos, han plantado un bosque en China. En 10 años han conseguido plantar 10.000 árboles.

Vedlo en este vídeo porque es excelente. Tiene una duración de 10 minutos. Recomiendo verlo un par de veces porque está 'lleno de detalles'.

Estos dos amigos de la infancia decidieron hacer algo por su pueblo y por la vida, y es que cuando te abres a la generosidad es la generosidad misma la que te colma.

Un extraordinario ejemplo de superación y esfuerzo, y no las chorradas del olimpismo y del deporte secuestrado por las multinacionales; me tengo que morder la lengua estos días al ver el campo de concentración de deportistas que se juntan en el Estadio Olímpico de Río de Janeiro, y todo para saciar la voracidad de la televisión. 

El vídeo de hoy es un canto a la amistad y al esfuerzo, y por supuesto a la lucha; ahora parece que la lucha está también desprestigiada en algunos sectores de la espiritualidad, si te ven que luchas te dicen que tienes ego, y es que confunden la lucha del que pisotea a los demás para conseguir algo, con la voluntad; en la voluntad que busca únicamente la supervivencia no hay ego, no puede haberlo. Otro día habrá que hablar del yo y del ego, que son cosas distintas.

Qué sabiduría tan pura atesoran el hombre ciego y su amigo que no tiene brazos. Qué humildad. Un día hablaré de la necesidad de ser pobres, pobres también materialmente, y es que si eres rico tu vida está echada a perder, porque es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos. ¿Lo recuerdas?

Verás que el documento en vídeo de hoy tiene una excelente calidad (todo grabado con las famosas cámaras GoPro), además es la historia de dos sabios anónimos a los que se debería de premiar, a la vez se debería dejar de premiar a todos esos fantasmas que no piensan más que en promocionarse a sí mismos.

Cuando veas el vídeo comprenderás que en la vida no vale con llorar y hacerse el quejica, en la vida sólo vale Amar, es decir entregarse a la propia vida a tumba abierta, y nunca mejor dicho lo de a tumba abierta, y es que cuando te parece que estás aprendiendo a vivir, en realidad lo que ocurre es que estás aprendiendo a morir.

Gracias Fernando por hacer llegar el vídeo.