Ese día en el que...



El día en el que cuidemos de un viejo igual que lo hacemos con un niño, algo habrá cambiado en la vida de los seres humanos.

Las heces de un viejo nos producen naúseas, sin embargo la caca de un niño nos parece pan recién hecho, pero eso es porque aún no conocemos los mecanismos de la vida en su total profundidad.

Cuidamos de un bebé con fervor porque el bebé se encamina hacia lo que nosotros pensamos que es la vida, sin embargo no se cuida lo mismo de un viejo porque éste se encamina hacia lo que pensamos que es la muerte, pero eso es porque aún no conocemos que la muerte está llena a rebosar de vida. Pensamos que la vida de un viejo es algo que ya se ha gastado, pero es que la vida no se gasta nunca. La misma vida tiene el bebé que el viejo que está a punto de morir, la misma vida hay en los jóvenes que en los que tienen ya muchos años. Antes de nacer eres vida, después de morir eres también eso mismo. Vivos y muertos son por igual esencia de la vida.

Ved esta maravilla de 3 minutos, un viejo ciego que vuela, un vídeo de Juan Carlos Gargiulo en colaboración con Teatro Paladio. Pequeñas alegrías número 19.



Con la foto que hoy publico bendigo a mi hermano y bendigo a mi padre que se deja tomar de la mano. La vida termina como empieza: el bebé toma papillas y usa pañales, exactamente igual que el viejo; el bebé no habla y el viejo tampoco, no hablan porque no lo necesitan.