Todos estos atentados



A franceses y alemanes les están volando la cabeza, y los siguientes somos nosotros si es que no alzamos la voz con energía y decisión. Todos estos atentados que estamos viendo a diario no son más que burdas banderas falsas, las están perpetrando de forma tan cutre y chapucera porque su timba de la bolsa y los casinos de los bancos que manipulan con descaro están en la más absoluta bancarrota, por eso están forzando los tempos para declarar en un momento dado la ley marcial. Nunca antes se había visto tanto la mentira; mentiras ha habido siempre, pero estas mentiras con sangre, esto es algo verdaderamente nuevo.

No sé de qué rama de la espiritualidad sois, no sé si venís del zen o del sufismo, no sé si del budismo o del cristianismo, no sé si sois defensores de la cultura y de los valores humanos sin más, no sé qué corriente os apadrina, lo que quiero deciros es que abráis bien los ojos porque el camino se envuelve en llamas. Estad prevenidos porque ahora sí que estamos ya en el disparadero (y nunca mejor dicho).

Ayer mismo nos decían que la banca había pasado las pruebas de estrés, cuando sabemos que todo eso es falso, esas falsas pruebas de estrés no han sido para otra cosa que para anunciar de tapadillo que el banco italiano Monte Paschi va a ser rescatado. Comienza el baile.