El Brexit


Para los que no lo sepan, el Brexit es como se ha dado en llamar al referéndum que mañana jueves 23 de junio se va a celebrar en el Reino Unido para ver si este país permanece en la Unión Europea o finalmente se va. El Brexit es en realidad una operación sociológica basada en el control mental, quizás un ensayo para futuras actuaciones, como por ejemplo la hipotética independencia de Cataluña, una independencia que por cierto está parcialmente desactivada por el dinero que el Estado central ‘va inyectando’ en una Generalitat en bancarrota permanente; desactivado está también el proceso catalán porque la CUP está literalmente ‘infiltrada’ por los servicios secretos del Estado, por si alguno no se había dado cuenta.

El debate político es en realidad una estrategia de los que tienen el control para sacarte de lo real. Todo debate político te saca de tu centro (te descentra), y es que básicamente el debate político lo que busca es el enfrentamiento, de hecho ahora en el Reino Unido se han formado dos bloques contrapuestos, dos bloques que ya se han herido mutuamente. Tanto si sale el sí como si sale el no, no se habrá llegado al fondo de la cuestión, porque la cuestión es que el zorro sigue aún en el gallinero.

Me contó hace unos días un amigo inglés que David Cameron, primer ministro británico, no tenía ninguna presión por parte de la población para tener que hacer este referéndum, entonces ¿por qué ha decidido hacerlo? Para experimentar. Cameron y sus secuaces promueven un experimento que está relacionado básicamente con ‘lo emocional’. En la política las guerras dialécticas son puro sentimentalismo. De lo que se va sabiendo de este experimento sociológico llamado ‘Brexit’, es que lo que de verdad importa ahora en Inglaterra y Gales es que ninguna de sus selecciones de fútbol sean eliminadas de la Eurocopa de Francia, esos son de verdad los intereses reales de la población. Por cierto que las elecciones generales en España estaban ‘calculadas’ para que ‘sucedieran’ en medio de esta misma Eurocopa, por eso la selección española no será eliminada antes del día 26, estad tranquilos.

Carlos Saura siempre ha contado que en la guerra civil española (que él llama “la guerra de España” ya que no fue una guerra civil sino un enfrentamiento militar que tuvo su inicio en un golpe de estado) bastantes soldados del bando republicano se pasaban al bando nacional porque en éste se comía mejor, lo que quiere decir que en el terreno de la política nada pasa por la cabeza, todo pasa por las vísceras, por el estómago, por la sangre, pero no por la cabeza, la cabeza está para que los delanteros de las selecciones ‘nacionales’ de fútbol marquen goles y las mentes de los espectadores queden anestesiadas, porque de esto va el Brexit y otros experimentos, va de anestesiar mentes, y por supuesto de obnubilar conciencias.

Y ya que está saliendo el tema del fútbol, ved cómo Gerard Piqué ha contribuido hace unos días a desactivar aún más la independencia de Cataluña con 'un pequeño detalle', lo ha hecho con un gesto en apariencia espontáneo pero que debía de estar perfectamente calculado y orquestado: aparecer con su hijo Milan en el postpartido de España contra la República Checa vestidos los dos con la camiseta de la selección española, dejándose fotografiar ‘con calma' por periodistas de medio mundo.