Para dejar de vivir bioaterrorizados


No es lo mismo un sabio que un maestro. Un sabio sabe, pero no siempre tiene la capacidad de transmitir lo que sabe. El maestro es el que es capaz de transmitir la sabiduría del sabio. Hay sabios que no son maestros, lo mismo que hay maestros que no son sabios. Siempre he pensado que los conventos de clausura están llenos de sabios, sin embargo esos sabios no son maestros porque salvo unos pocos, la mayoría no da su sabiduría a conocer, aunque naturalmente siempre hay excepciones, estoy pensando ahora mismo en Thomas Merton, que era un sabio y también un maestro. En el periodismo moderno, en el periodismo digital de ahora mismo, hay personas que transmiten muy bien, es decir que son maestros, sin embargo no son sabios, o no se les puede considerar como tales. El sabio es el que es capaz de señalar el camino a seguir, el sabio conoce de forma intuitiva la senda que es preciso tomar. La sabiduría más importante la hemos de tener con nosotros mismos y no necesariamente con los demás, es decir que lo más importante es saber señalarse el camino a uno mismo, ésa es la verdadera sabiduría y la verdadera maestría también.


Ángel Gracia es un sabio que no siempre es buen maestro, a pesar de eso conviene ver esta charla de 34 minutos en la que nos cuenta que vivimos bioaterrorizados, ahora mismo nos tienen aterrorizados con el supuesto virus del zika, lo mismo que nos han tenido aterrorizados con el supuesto virus del ébola y el supuesto virus de la gripe aviar. Veréis que Ángel Gracia da algún palo que otro a Josep Pàmies y a la Caja de Pandora por decir inexactitudes con respecto al supuesto virus del zika, aunque al final confiesa su admiración por Pàmies, el catalán perseguido en su propia tierra. ¿Cómo se va a construir la nueva nación catalana si ya ahora mismo se persigue a uno de sus hijos más valiosos?

Hoy en día para poder vivir con coherencia se necesita vivir en la rebeldía... ¡y en la desobediencia!