El plasma: la nueva sangre que recorre la Tierra.


Ayer mismo un amigo catalán me escribía para preguntarme cómo estaban trabajando en las distintas naciones con la nueva ciencia del plasma, y qué sabía yo de cómo se estaba trabajando en Cataluña. Cuando llevaba escrito más de medio folio explicándole cómo sentía yo que se estaba trabajando por ejemplo en Alemania, en Filipinas, en Italia, y por supuesto en España, de pronto me di cuenta de una cosa y esto es lo que salió escrito: “…Pero lo que yo siento ahora es que ya no hay naciones y mucho menos nacionalidades, y no hay naciones ni nacionalidades porque tenemos entre las manos 'algo' que nos engloba a todos. No te desilusiones amigo, pero ya no vamos a hablar de cómo se trabaja en Andalucía, en la Rioja, en Canarias, en Cataluña o en Castilla y León, y es que ‘una nueva realidad’ nos cubre a todos como un paraguas blanco que todo lo llena con su blanca luz. La ciencia del plasma viene para pacificar la Tierra, para que comprendamos qué es el Amor y qué es el servicio desinteresado, por si aún no lo sabíamos. Adiós fronteras, adiós para siempre, adiós fronteras especialmente para los refugiados que no pueden cruzarlas. Te puedo decir que ahora mismo están trabajando de forma conjunta musulmanes, judíos, cristianos, lo mismo que otras gentes de distinta raza y condición. Nos estamos convirtiendo en un solo corazón. Cuando somos un solo corazón toda la sangre bombeada llega hasta los rincones más alejados. El plasma es la nueva sangre que recorre la Tierra. Ya todo late. Escúchalo. Escuchémoslo juntos”.