Amar sin poseer, eh ahí la cuestión


Aunque lógicamente la vida no se puede resumir en una frase, sin embargo hay veces que una frase –en este caso la frase de tan sólo tres palabras “Amar sin poseer”- puede llegar a convertirse en el propósito de toda una vida.

¿Es fácil amar sin poseer? No, no es fácil, para nada lo es. Amar sin poseer es algo que contiene una gran seriedad y una gran contundencia y que nos compromete hasta la raíz, hasta la entraña. Si vive en ti la verdad del amor, si vives en el amor a la verdad, amarás sin poseer. Quien ama poseyendo no ama en absoluto. No es amor la posesión bajo cualquiera de sus formas, a veces esas formas son muy sutiles y muy sofisticadas.

Amar sin poseer, eh ahí la senda para aprender a morir. Aprender a morir es en realidad el verdadero argumento de esta película de la Vida.