Meamos el miedo



Llevo bastante tiempo observando una especie de epidemia con respecto al tema urológico: infecciones de orina, dolencias de riñón, próstata, cistitis recurrentes, candidiásis, es decir todo un sinfín de 'dolencias' relacionadas directamente con el pis, algo sin duda importante y que tenemos relegado y olvidado.

Ahora voy a contar una pequeña historia. Ya muchos conocéis a Pepe, a mi tío Pepe, un hombre auténtico, genial, creo que aunque escribiera yo cien libros no acabaría de contaros todo lo que ese hombre era y lo que significó para mi vida, un verdadero regalo del cielo. 

Pepe era único, de verdad que lo era. Pepe nació en 1927, por eso yo siempre le decía “tú sí que eres de la generación del 27”. Pepe murió a los 72 años, veintisiete al revés. Los últimos doce los pasó en casa de mis padres. Precisamente un día que fui a visitar a mis padres, recuerdo que entré en la casa, saludé a los dos y pregunté por Pepe. “Ha salido ahora mismo, no tiene que andar muy lejos”, dijo mi madre. Así que salí en su búsqueda. Rodeé la casa y allí junto a una viaja pared lo encontré orinando. Nada más verme me miró sonriendo y me dijo: “Meamos el miedo”. “¿Cómo?”, dije un poco extrañado. “Sí, que meamos el miedo; que si al orinar quieres echar el miedo que llevas dentro, es la mejor manera de hacerlo. Al orinar sale el miedo. Se va”.

Con mi tío Pepe siempre fui de asombro en asombro. Su aparente ignorancia se hacía sabiduría a cada instante. Nadie supo nunca de dónde manaba el agua de su pozo de las ocurrencias, el caso es que ese pozo nunca llegó a secarse, antes al contrario cada vez salía más agua y cada vez ese agua era más buena. Mi tío era un pozo desbordado.

Desde ese día que lo vi orinando junto a la pared de adobe, muchas veces lo hago también yo. ¿Hacer el qué? Esto que ahora voy a contar. Os invito a que lo intentéis también vosotros. Cuando estéis pasando una época con miedo (no hay distintos tipos de miedo pues todos los miedos se engloban en un único MIEDO); repito, cuando estéis pasando una época con miedo, expulsad ese miedo cuando estéis orinando, hacedlo a la vez que sale el pis de la vejiga, poned toda la consciencia, veréis que con el miedo se van también las infecciones y las dolencias. Quedaréis como nuevos. El acto de hacer pis es uno de los actos que tenemos más relegados y abandonados. Orinamos mal, casi siempre en baños lúgubres o en sitios que no nos gustan, y además lo hacemos de forma precipitada, parece como si nos incomodara ‘perder’ un minuto de tiempo en esa ‘tarea’ que el cuerpo nos demanda…¡es que estamos tan ocupados!

Mea el miedo. Méalo. El miedo que llevamos dentro nos hace ver siempre las cosas peor de lo que son. No tengas miedo de lo que aún no ha llegado pues eso es tener miedo de un fantasma. ¡No te quedes paralizado en tu miedo! ¡Sácalo fuera! ¡Expúlsalo! Y hazlo especialmente hoy, 11 de marzo, un día en el que han tratado de meternos mucho miedo en el cuerpo.