La energía del plasma, la energía del Amor, la energía de Dios.

Álvaro Iglesias, ayer, explicando el reactor de plasma


Imagino que algunos tendréis curiosidad por saber cómo fue el encuentro de ayer en Peñafiel (Valladolid) sobre la energía del plasma. La verdad es que muy bien. Las palabras se quedan hoy pequeñas.

Llama la atención que el plasma sea un estado anterior a la materia. El plasma nos acerca a un estado de atemporalidad que nos predispone para vivir en ese territorio vasto y desconocido llamado CONCIENCIA.

Por encima de los dispositivos concretos, la energía del plasma es la alquimia que sabíamos que habría de llegar, una alquimia al servicio de la irrupción de esta Edad Dorada para la Humanidad. 

Al ir comprendiendo cómo actúa el plasma, vamos también comprendiendo cómo la materia se ha vuelto inaprensible, inaprensible quiere decir increíblemente sutilizada, espiritualizada.

En un átomo de hidrógeno se encuentra toda la energía del universo.

Un cariñoso saludo y nuestro agradecimiento a Álvaro y a Nacho, así como a los nuevos amigos Ángel, Manuel y César, al igual que a todos los que ayer estuvimos en común-unión durante más de diez horas de entrega y de atención completas. 

No quiero pecar de optismista, pero en muy poco tiempo nuestra vida habrá cambiado increíblemente. En los rostros de los que ayer estábamos allí se podía ver esa emoción por lo nuevo que ahora comienza.

El plasma está directamente relacionado con la vivencia de Dios. Las experiencias místicas están también íntimamente ligadas con el plasma. Iré dando noticias de esto a medida que la comprensión sea mayor.

El plasma es la energía del Amor, es la energía de Dios que se acerca de una manera mágica a nosotros.

Vienen grandes tiempos para la Humanidad...a pesar de las grandísimas dificultades por las que estamos pasando.