Dientes y muelas de España



La Seguridad Social en España cubre todo menos los dientes y las muelas; nos toca pagar un dineral cada mes para tener cobertura médica, sin embargo la boca no entra, o sí que entra, todo depende de lo que te rompas, si por ejemplo se te rompe la lengua pues sí que te atienden, pero si tienes una caries en una muela, entonces no te atienden como no sea para arrancártela; todo el tema de dientes y muelas te lo pagas tú por tu cuenta, y si no tienes dinero te tocará ir desdentado como van algunos pobres animales.

Hay muchos padres que no pueden llevar a sus hijos al dentista.

Cuando tengáis la oportunidad, observad con detenimiento las dentaduras de las personas mayores en España, veréis que son un completo desastre, y son un desastre porque muchos no tienen dinero para reparar esos dientes y esas muelas.

Más de una vez he estado tentado a hacer un vídeo con dientes carcomidos y muelas destrozadas; habría que hacerlo con gente real que hablara a cámara y que contara a los políticos corruptos cómo es tragarse las cosas sin masticar porque no tienes con qué. Con dos o tres minutos de vídeo sería suficiente para que más de uno se enterara.

Siempre me ha resultado chocante ver cómo mientras los disfrazados de investigadores de Atapuerca no han cesado de enseñarnos dentaduras a diestro y siniestro de lo que se supone que son nuestros antepasados, nosotros sin embargo apenas podemos mirar nuestras propias dentaduras porque nos da vergüenza; cuántas veces tuvimos necesidad de ir al dentista pero siempre dijimos que para el mes siguiente, y luego para el siguiente, y así fueron pasando los meses y los años. "Pendiente de un diente", decía un amigo muy ingenioso.

La España sin dientes y sin muelas tiene que ver con esta España destruida por el robo organizado perpetrado por una clase política demencial y enfermiza. ¡Cómo es posible que durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2015 se nos dijera que sí, que la crisis estaba superada y que España estaba en la senda del crecimiento y ahora con el nuevo año no se escucha decir ni una palabra! Está claro que lo que nos decían era mentira. España sigue sumida en una depresión calamitosa, una depresión nacida de los robos y de los chanchullos, de los rescates a los bancos y del dinero en sobres que circula bajo cuerda en todos los partidos políticos.

Ni en diez páginas sería capaz de hablar de la cantidad de gente que conozco que no consigue trabajo. Está todo muerto y parado. El tejido productivo está sin dentadura, nos hemos quedado sin el molino con el que moler la harina para el pan de nuestros hijos. Ahora sin embargo ya no esperamos mejorías de ningún tipo, lo que esperamos es que todo este invento caiga de una vez. No queremos dientes de plástico para masticar la comida basura que nos dan.

El gran cantaor Manuel de los Santos, Agujetas, recientemente fallecido, en una memorable actuación en la película "Flamenco" de Carlos Saura, una pena que la calidad del vídeo no sea del todo buena porque entonces se vería la dentadura de oro del Agujetas. Quien tiene una dentadura de oro en realidad es como si fuese desdentado. ¡Qué país el nuestro, la mitad de los españoles sin dientes y la otra mitad engalanados con lujosas piezas dentales!


El de la foto es Peito, poco antes de fallecer; lo conocí en Sevilla hará unos quince años. Peito era "como el pajarillo que entraba en la habitación, ciego y temblando, huyendo de los niños", igual que reza el verso de Juan Ramón Jiménez.