Todas las enfermedades se pueden curar de forma sencilla

Playa de Mónsul (Almería, España)
Una fotografía de Juan Mercader


Sabíamos ya que un cáncer se puede curar en cuestión de semanas sin utilizar ningún tipo de terapia agresiva tipo quimioterapia o radioterapia; hoy sabemos que un cáncer puede ser curado en minutos, concretamente en dos minutos y cuarenta segundos.

Hay un hospital en China que no tiene medicinas -no hay ninguna medicina digamos convencional- sin embargo en ese hospital se llevan a cabo curas ‘extraordinarias’ según la visión que tiene la medicina occidental claro está, algo que allí en China consideran cotidiano y que ni siquiera lo inscriben dentro de la categoría de ‘lo milagroso’. 

En este vídeo que mostró Greg Braden en una charla que dio en Italia en el año 2007, se ve cómo un tumor cancerígeno de una mujer occidental es 'eliminado' en menos de tres minutos únicamente a través de la energía de la emoción. ¿Y qué es eso de la energía de la emoción? La Matriz Divina trabaja así: en un campo que refleja el ahora, no el futuro, tampoco el pasado, sino este momento preciso, elegimos experimentar 'algo' en nuestras vidas, para ello DEBEMOS SENTIRLO PRIMERO EN NUESTROS CORAZONES COMO SI YA HUBIESE SUCEDIDO. ¿Y cómo puede ser que ocurra una cosa así? Porque hay un campo mórfico que conecta todas las cosas (la Conciencia, es decir Dios). Max Planck ya lo enunció a comienzos del siglo XX. Es ciencia. No es brujería. Es ciencia con conciencia.

La emoción que se proyecta para llevar a cabo esa sanación es Vibración, Alta Vibración. Se sabe que cuando se mantiene una emoción durante varios minutos, se movilizan fuerzas que van más allá de la simple percepción. Esas fuerzas son las que sanan.

La medicina occidental aún no entiende estos postulados pues su visión actual es materialista y mecanicista, aunque debería de saber ya que un porcentaje muy alto en las remisiones de los cánceres ocurre a través de la medicina de la conciencia o medicina alternativa. Tengo amigos cuyos hijos están ahora mismo estudiando medicina, así que cuando tengo la oportunidad suelo decirles que esos hijos deberían de ir poniéndose las pilas porque en poco tiempo la medicina occidental no se parecerá en nada a todo esto que ahora conocemos.

En esta noticia una madre cuenta cómo curó el autismo de su hijo.

Haced circular estos contenidos porque van a ser las herramientas de sanación de millones de personas a partir de ahora.

Estas informaciones no son para que dejes de hacer los controles hospitalarios que habitualmente haces. No es necesario tirarse al monte. No es necesario renunciar a nada. Lo que sí es necesario saber es que somos semilla de Dios y dentro de nosotros albergamos todo el potencial. Somos Dios hecho semilla.