Dejar de vivir en una caja




Vivimos en la caja de los pensamientos, esa caja es una cárcel; lo curioso es ver cómo salimos de una caja y nos metemos en otra, es decir que dejamos un pensamiento obsesivo para tomar luego otro. 

¿Se puede vivir sin estar dentro de ningún compartimento? ¿De verdad se puede dejar de vivir en esa caja de los pensamientos?

Cuando las cajas se rompen es parecido al acto de matarse a uno mismo, aunque en realidad se trata de la muerte de los pilares del templo donde el ego se esconde.

Las cajas son las identidades, identidades por cierto separadas unas de otras, sin conexión alguna. En un océano atemporal ya no hay cajas ni hay identidades, ahí las cosas fluyen en un todo único.

El mayor problema que tenemos es que nunca nos hemos parado, nunca nos hemos detenido para observar de verdad nuestra vida. Como nunca nos hemos detenido, seguimos viviendo en cajas, en compartimentos.

Lo nuevo no puede aparecer si lo viejo no ha muerto. 

Si de verdad supiéramos lo que somos, todas las penas y todos los sufrimientos se acabarían en un segundo. Sabéis que lo repito bastante a menudo: en un instante puede llegar la Gracia del Despertar, cuando eso sucede ya no hay vuelta atrás porque comienza lo nuevo, eso nuevo es un volcán que te lleva.

Nello cuenta muy bien cómo fue su despertar. No hagáis mucho caso de su forzada risa ni hagáis caso tampoco de su aspecto tan vulnerable, a ratos rayando con la imagen que tenemos de los locos. No hagáis caso. Veréis qué potente regalo hay al final. Se escucha muy bien lo que dice, incluso aunque el audio no esté sincronizado. Entre el  minuto 19:19 y el 19:30, en esos 11 segundos, este hombre nombra algo que es necesario conocer; comprender eso que dice es de vital importancia; cuando eso es comprendido en profundidad, todas las apariencias mueren.