Ramón Gaya



Ramón Gaya (1910-2005), además de un extraordinario pintor, es también un magnífico escritor, y muy desconocido para el gran público. Supe de Ramón Gaya hace ya tiempo y lo conocí primero como escritor, concretamente con el primer libro que leí de él y que se titula “Velázquez pájaro solitario”, un texto sobresaliente.

Hace unos días han puesto en la 2 de RTVE un documental muy bueno sobre su vida y obra; está realizado por Gonzalo Ballester, sobrino de una amiga. Felicito desde aquí a Gonzalo por su magnífico trabajo.




Un buen pintor consigue no sólo que no haya tiempo en la propia pintura que ha pintado, sino que el tiempo desaparezca también en la mirada del que observa esa pintura.

Para entender hay que mirar y tener pausa. 
Si no tienes tiempo para vivir, no vives.


¡Qué difícil es decir las palabras justas y que no sobre ninguna!

El verdadero arte nos da lo que ya tenemos.



Dice uno de los pintores entrevistados en la película: "La realidad siempre nos asombra, y cuando ya no nos asombra, nos entristece".

Y estas dos joyas -de las muchas que hay en la película- las regala el propio Ramón Gaya:

Una vocación no es algo que haces, es algo que eres.

En vez de llegar a la maestría, lo que hay que llegar es a un principio.