Live is for loving



Hace una semana vino a visitarme un grupo de personas y juntos compartimos comida, conversación, así como un paseo en medio de la Naturaleza. Durante la larga charla en la que se tocaron muchos temas, una persona preguntó al final algo que a todos nos suena bastante: “Entonces, ¿para qué vivimos?”.

La pregunta quedó resonando en el aire.

Ayer bajé a la ciudad a hacer unos recados y a la vuelta, pensando de nuevo en esa pregunta -quizás la pregunta más antigua de los seres humanos y una de las más importantes-, de pronto me adelantó un coche que llevaba escrito en el portón trasero: “Live is for loving”. Y no fue sólo que me adelantara ese coche, es que aparcó justo delante de mí en el parking de un supermercado en el que me detuve para hacer el último recado. Que cada cual lo traduzca a su manera, la traducción que a mí me llega es esta: “SE VIVE PARA AMAR”.

Vivir es Amar.