Expresiones de película


Hace tres o cuatro meses me encontraba un día de viaje en la ciudad, cuando de pronto escuché a una madre de mediana edad decir al que supongo que sería su hijo, un chaval de once o doce años: “Estoy muy orgullosa de ti”. Y nada más oírlo pensé: esta mujer ha sacado esa expresión de una película, porque esa frase pedante y cursi sólo puede haber salido de ‘la jerga’ que se escucha en las películas, y concretamente de la jerga de las películas americanas hollywoodienses, esas que han sido hechas para ‘modelar cerebros’. Y me dio por pensar sobre un montón de expresiones que están directamente sacadas de películas y que repetimos de forma automática en las conversaciones de cada día. Me vienen ahora mismo tres a la cabeza: “Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar” (El padrino), que en realidad es una amenaza. “Siempre nos quedará París” (Casablanca); “Que la fuerza te acompañe” (Star Wars). ¿A qué nos llevan todas esas expresiones sacadas de películas? A hablar en base a tópicos, y por supuesto a pensar de la misma manera. Si lo pensamos bien, hablar con tópicos es no hablar, los tópicos tienen como 'misión' cortar la comunicación, hacer que no exista; hablas con tópicos pero en realidad no quieres decir nada, por eso precisamente hablas a través de tópicos. Pensad sobre los tópicos que llevamos a las espaldas, son más de los que pensamos.

Las películas que hemos visto discurren por nuestra cabeza hasta que el propio discurrir las convierte en más reales que la realidad misma, ese era precisamente ‘el mal’ del que estaba aquejado Don Quijote. Somos seres engañados por nuestros propios pensamientos.

Las películas son los nuevos libros de caballería que hacen que muchos cerebros se vayan secando poco a poco. Estoy por asegurar que la mayoría de las discusiones de pareja son ‘topicazos’ sacados de las películas americanas (“Kramer contra Kramer” y similares). Y alguien podrá decir: es que los guionistas lo escribieron inspirándose en la propia vida. Sí, de entrada es así, pero también hay que decir que gran parte del cine de Hollywood de los últimos 50 años ha sido construido para ‘crear ideología’.

Si la frase “estoy muy orgullosa de ti” es pedante y cursi, la frasecita “me llena de orgullo y satisfacción”, ¿qué pensáis que es? Esa frase está sacada también de otra película… ¡Una película real! Ja, ja, ja.

Y hablando de lenguaje pedante... coged la prensa y ved por ejemplo el lenguaje de las críticas literarias, teatrales y cinematográficas; leed lo que dicen por ejemplo los críticos sobre una exposición de pintura, veréis qué grado de pedantería. ¿Y las tertulias televisivas? ¡Si no se puede ver ni medio minuto! ¿Y la pedantería de los políticos? ¡Para escapar corriendo!