Sobre la independencia de Cataluña



Imaginaos la típica comida del mes de agosto con familiares y amigos. El ambiente es muy agradable. La comida es buena. La sobremesa transcurre sin sobresaltos a la sombra de unos hermosos árboles. Sopla un viento suave que verdaderamente es una bendición. Uno está disfrutando de escuchar a unos y a otros, y cuando parece que todo va a seguir así, de repente llega una pregunta que no te esperas: "¿A ti qué te parece esto la independencia de Cataluña? Seguro que tú tienes una opinión formada". En décimas de segundo la mente tiene que hacer un cálculo rápido, y sí, me decido a contestar; preferiría descansar la verdad sea dicha, pero veo que es necesaria una contestación, quien ha hecho la pregunta necesita una respuesta. Eso sí, el aprovechamiento de la comida quedará reducido a nada porque todo el sistema ‘eléctrico’ se tiene que poner a trabajar al cien por cien. ¿Entendéis por qué los flacos no podemos engordar? También caigo en la cuenta de que es preciso decir adiós a la siesta. No importa, quizás 'el esfuerzo' merezca la pena; puede que tenga importancia que algunas personas escuchen algunas cosas. Voy a intentar escribir ahora el resumen de lo que se dijo, lo voy a hacer con el mayor tiento posible, pero a la vez lo haré también con la máxima sinceridad.

Ahora mismo hay muchas mentes que están hipnotizadas por el fanatismo. Los partidarios de la independencia catalana son efectivamente unos fanáticos, pero es que los que apoyan ‘la unidad de España’ son exactamente igual de fanáticos. Se trata de meros fanatismos políticos. No importa el daño que puedan producirse los unos a los otros en el despliegue de ese fanatismo, el caso es llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Quien se aferra a una idea es porque aún sigue dormido. El que está despierto no se aferra ya a ninguna idea. El ser que está despierto no se identifica con ninguna opinión.

Los partidarios de la independencia lo hacen todo en base a una idea, y los acérrimos de la ‘unidad de España’ lo hacen también por otra idea. Parecen dos ideas diferentes, sin embargo se trata de la misma idea. En base a una idea están dispuestos los unos y los otros a enfrentarse, a enemistarse, a destrozar los valores humanos, y si llegara el caso incluso a agredirse y a aniquilarse. Así es como crece la barbarie. Así es como se destruye lo mejor de las mujeres y de los hombres. Así es como poco a poco se dinamita la convivencia entre hermanos. Unos y otros se han tragado la propaganda tan perfectamente diseñada.

Cualquier opción trae aparejado un conflicto, por eso creo que es preciso vivir sin opción, eso no quiere decir que vivas sin opiniones y dejándote manipular; precisamente para que no te manipulen has de vivir sin opción alguna; cuando quieran manipularte tú no te decantes por ninguna opción, verás que el problema se acaba, y de paso el manipulador tendrá que salir corriendo para intentar engañar a otros, si es que los hay.

Unas preguntas muy simples para los independentistas: ¿Por qué se 'independizan' justamente cuatro provincias? ¿Por qué en el límite de Lleida con Zaragoza el metro arriba hacia Cataluña será independiente y el metro abajo hacia Aragón no lo será? ¿Por qué no se independiza solamente Girona? ¿Y dentro de Girona por qué no se independiza solamente Bañolas? ¿Y dentro de Bañolas por qué no se independiza un barrio concreto? ¿Y en vez de un barrio por qué no se independiza solamente una casa? ¿Y por qué dentro de esa casa no se independiza solamente un individuo y de esa forma abandonamos una democracia que no existe y pasamos a la autocracia que es el gobierno de uno mismo?

Dos preguntas para los que propugnan la unidad de España. ¿No sois acaso vosotros los que tanto cacareáis la unidad de España, los que habéis partido a España en mil pedazos al saquearla año tras año robando lo que no está escrito? ¿Tenéis la cara de decir que lo más importante es la unidad de España cuando realmente sois los destructores de su economía y del futuro de las nuevas generaciones?

La idea de independencia se ha inoculado en Cataluña para privar a la gente del verdadero despertar. De paso que la idea se ha inoculado en Cataluña, se ha inoculado la contraria (pero que es la misma) en el resto de la geografía española. 

No se trata de independizarse para crear un nuevo Estado, sino de disolver en la medida de lo posible el Estado que tenemos. No tratéis de formar un nuevo Estado, ayudadnos a liquidar el que hay. ¿Por qué lo digo? Porque también los que vivimos en la meseta nos queremos independizar, queremos independizarnos de un poder en la sombra opresor y tiránico. Esa es ahora la tarea. Si se crea un nuevo Estado se va a seguir emitiendo moneda falsa como hasta ahora, la opresión seguirá sobre las personas y puede incluso que el poder opresor sea aún mayor que el que hay. Lo que ahora viene no es solamente para unos pocos. Esto que ahora tenemos entre manos involucra a la humanidad entera, de poco sirve que haya una pequeña parte de población que parece que se está salvando del incendio. Este camino es preciso hacerlo ENTRE TODOS. 

Escuchad esto, por favor. De quien hay que independizarse es de la banca mundial, que es la auténtica mafia del dinero que nos extorsiona. De quien hay que independizarse es del Club Bilderberg, de la mafia jázara, del sionismo internacional y de los aliens no éticos que teledirigen a la inmensa mayoría de los dirigentes políticos del mundo, esos son los que nos tiene esclavizados a todos y de esos es de los que nos tenemos que independizar. Pero hemos de hacerlo TODOS JUNTOS. Amigos catalanes, os queréis independizar de unos que no os pueden dar la independencia. Rajoy y Felipe VI no os pueden dar independencia ninguna porque tampoco ellos la tienen. ¿Pero es que no os enteráis?

¿Por qué los maestros espirituales no dicen ni una sola palabra sobre este y otros asuntos? ¿Dónde os metéis ahora que tanto se os necesita? ¡Cómo echo de menos que esas personas ilustres ‘ilustren’ la vida contemporánea y den su opinión sincera cuando hay que darla! ¡Qué gran vacío dejan al no orientar a la gente que pide a gritos que alguien les diga cosas verdaderas! ¿Para qué tanto Facebook y tanto Twitter y tanta mandanga si al final seguimos con la misma falta de comunicación?

Atentos a la propaganda, estad muy atentos. Ved cómo funciona. Son veinte minutos absolutamente necesarios.

A los partidarios de la independencia y a los que están en contra, les digo esto ya para acabar: dejadnos en paz por favor, ya vale de aguantar esta ocupación mediática, necesitamos un poco de ecología en las imágenes, dejad de darnos carne de guerra para comer todos los días. Tenemos cosas mucho más interesantes -y provechosas- a las que dedicarnos.