Despertar no es simular estar despierto



Una persona que conozco me envía desde hace años correos electrónicos relacionados exclusivamente con chemtrails, no me envía informaciones sobre ningún otro tema, y me consta que a otras personas les envía exactamente lo mismo. Hoy he recibido su enésimo correo y me he preguntado al abrirlo: ¿Creerá este buen hombre que está despierto sólo porque denuncia la conspiración de las fumigaciones aéreas clandestinas? Y comencé a trasladar el pensamiento a otras personas que se centran en otro tipo de informaciones, y por supuesto a mí mismo. ¿Pensará fulanito que ha despertado porque denuncia la conspiración del movimiento gay? ¿Y creerá mi amigo que está despierto sólo porque organiza seminarios sobre meditación y contemplación? ¿No pensaré yo mismo que estoy despierto porque escribo lo que escribo cuando sabemos ya que las palabras señalan solamente 'lo real' sin ser para nada lo real? ¡Ay, ay, ay!

Alimentarse de forma correcta no es despertar, si acaso es ir facilitando el camino para ese despertar. Meditar no es estar despierto, si acaso meditar nos puede poner en la rampa de salida para ‘ir despertando’. Puedes haber viajado a la India más de cincuenta veces y seguir dormido, igual esos viajes no han sido más que puro diletantismo espiritual. Puedes haber pasado un cáncer, puedes haber atravesado una depresión de caballo y seguir como estabas. Puedes denunciar una tras otra todas las injusticias del mundo y sin embargo puedes permanecer dormido, ‘perfectamente’ dormido. Ninguna de las cosas que haces te garantiza el despertar.

Lo real no es lo que sucede. Recuerda que en la acción siempre aparece ‘el actor’, y el actor muchas veces se convierte en ‘protagonista’, el protagonista por lo general suele reclamar ‘protagonismo’; puedes reunir en torno a ti un gran protagonismo y seguir completamente dormido.

Nada de lo que hagas te servirá si verdaderamente no te predispone para el despertar. Disipar la niebla no quiere decir que ya estés preparado para ver el sol.

Nuestro verdadero Ser está siempre detrás de lo que parece que somos. Lo que de verdad Somos está siempre intacto, es decir que no es tocado nunca por nada. Si contactas con Eso que permanece intacto, con Eso que es Sagrado, con eso que es Eterno, tu despertar está ahí. Es Eso.

Despiertas cuando eres capaz de mantenerte sin ningún miedo en la nada total, también cuando ves que a tu alrededor y dentro de ti todo lo psicológico va muriendo. Despiertas cuando la Luz se abre camino a través del velo de la ilusión. Despiertas cuando estás más allá de lo positivo y de lo negativo. Despiertas cuando entra en ti la Lucidez. La Lucidez no es otra cosa que desengancharse de todo lo conocido. 

Estás despierto cuando no dejas que ningún pensamiento te manipule. 

Despertar es mantenerse en este Presente Eterno, en este instante sin tiempo.