Calidad de la sangre



Llevo una temporada probando este batido por las mañanas como desayuno y me parece una maravilla. 

Nuestra sangre se merece una atención especial.

El batido que hoy sugiero es para cuidar de esa esencia roja que viaja por nuestras venas y arterias. Si la calidad de nuestra sangre es buena, el funcionamiento de nuestro cuerpo está garantizado. Médicos como Alberto Martí Bosch, lo primero que hacen para saber cómo se encuentra un enfermo es analizar su sangre, mirarla al microscopio, si la sangre presenta un tono marrón, es que está sucia; si por el contrario la sangre es roja y brillante, es que está limpia y por lo tanto el organismo se encuentra en perfectas condiciones. Dime qué sangre tienes y te diré la salud que hay en tu vida.



Ingredientes (para una persona):

*Una bola de remolacha cocida (normalmente vienen 4 en un pack envasado al vacío).
*Una raja de melón.
*Media manzana.
*Un poco de perejil (id viendo a lo largo de los días si queréis más o menos pues el perejil es muy potente).
*Un poco de jengibre fresco.
*Unos pocos brotes de alfalfa frescos.
*Un poco de cúrcuma.
*Un ‘toque’ de canela.

*Agregar al menos medio vaso de agua alcalina (el agua alcalina es el agua libre de cloro y de otros metales pesados que tiene un Ph por encima de 7,5; si se toma el agua con un Ph por encima de 8 o de 9, mejor que mejor).

*Un buen chorro de zumo de lima o de limón.

*Se bate todo en una batidora de vaso durante un minuto. Los ingredientes van en frío, ninguno se calienta ya que estamos en verano en el hemisferio norte y el cuerpo lo admite. Se toma inmediatamente para que no se oxide.





La foto que veis es una cucharada de ese batido puesta en un plato. Se hizo la foto tal cual quedó pues se esparció ello solo. ¿No es cierto que ese color cautiva? Si el color cautiva, no os digo nada del sabor y de lo que el batido proporciona a un nivel profundo. La fusión entre la remolacha y el perejil es por completo sanadora y purificadora.