Évole, el desacreditador



¿Hace Évole programas de denuncia? No exactamente. Digamos mejor que Jordi Évole tiene ‘el encargo' de hacer programas que parecen de denuncia pero que en la mayoría de los casos sirven para desacreditar, no olvidemos para quién trabaja (Atresmedia, una empresa “del Imperio”). El programa emitido por la Sexta el pasado 3 de mayo de 2015 es un ejemplo de un periodismo falso y sibilino basado en la desacreditación, eso sí, con una sutileza de imagen y de edición que si no estás muy atento no te das cuenta del trasfondo.

La entrevista a Enric Durán tiene como propósito desacreditarle, y sobre todo hacer ver a todo bicho viviente que si haces lo que él hizo (desfalcar a los propios bancos) serás para siempre un perseguido. Toda la puesta en escena tiene que ver con presentárnoslo como un prófugo y sobre todo como un mendigo. En ningún momento la entrevista se centra en el mensaje capital de Enric Durán, de lo único que se preocupan es de presentarlo como un estafador y no como una persona despierta que quiere desmotar las mentiras del sistema, en especial las mentiras del sistema bancario y la creación fraudulenta del dinero.

El anarquista Lucio Urtubia habla a la cara a Évole y hace que se le vea el plumero al propio Évole; se le ve el plumero a Évole porque queda en evidencia dado que es un periodista-policía, una especie de comisario (político) que llega incluso donde la propia policía no llega, por ejemplo a la guarida de Enric Durán.

Lucio Urtubia es desacreditado igualmente en el programa pues después de contar su gran hazaña estafando al City Bank, resulta que se hace mucho hincapié en remarcar que acabó financiando a ETA, además de admitir que sigue cometiendo ‘fechorías’ contra el sistema, aunque el hombre tenga ya 84 años. De esta forma queda claro que el tema no es informar o denunciar, sino que el tema es desacreditar.

Para los bancos Enric Durán es un ladrón puesto que les ha robado mucho dinero, ¿y qué son para nosotros los bancos y el propio Estado a la luz de la noticia que ayer mismo publicaba el diario español El Mundo y que dice lo siguiente: "El Estado hace balance y cuenta que inyectó a la banca 51.303 millones recuperando tan sólo 2.666 millones?". 

La noticia nos está diciendo algo que ya sabíamos y que el propio Lucio Urtubia aclara también en la entrevista de Évole: que el verdadero Estado son los bancos, que el Estado es una empresa privada que en connivencia con las entidades bancarias 'fabrica una tapadera' para realizar desfalcos, es decir para robarnos a todos nosotros.

Como la tarea es señalar siempre dónde se encuentra la verdad, la verdad está en el minuto 18 y 40 segundos del programa cuando Enric Durán dice lo que hay que decir: que los bancos crean dinero de la nada. Estas son sus palabras textuales: "LO QUE ES MUY IMPORTANTE ES INFORMAR COMO YA HICE, PERO LO VUELVO A HACER AHORA DE NUEVO, por eso digo que todos los préstamos que pedí se resumen en esto: EL BANCO, CON MI FIRMA, CREABA DINERO DINERO NUEVO (DE LA NADA); el dinero que me daban no era el dinero de los ahorradores como se suele pensar, SINO QUE ERA DINERO NUEVO, QUE QUIERE DECIR QUE SI ESE CRÉDITO NUNCA ME LO HUBIERAN DADO, ESE DINERO NUNCA HUBIERA EXISTIDO. Ese poder que tienen los bancos para crear dinero de la nada es un privilegio y algo muy grave porque eso hace que los bancos controlen quién accede al crédito en esta sociedad".

Acabo ya. Enric Durán pedía créditos a los bancos y tú Jordi Évole te dedicas a “desacreditar” al que pedía créditos. El poder te utiliza a ti a través de tu 'exitoso' programa de televisión. Te utilizan a causa del miedo que tienen. ¡Cuánto miedo tienen los poderosos! El miedo de los poderosos no es a perder lo que tienen, el miedo viene de saber que están viviendo en la mentira. Mentira y miedo quieren decir lo mismo.