Un resucitado es el que no tiene que volver a morir

"La Transfiguración", una obra de Mariano Carabias.



Este es un mensaje canalizado por alguien que prefiere permanecer en el anonimato; se trata de una persona de alta conciencia y de vida intachable, quiero decir que es de fiar; no lo hace para conseguir prestigio ni dinero, tampoco lo hace por el simple brillo personal. El mensaje fue canalizado el domingo 19 de abril de 2015 a las 13:00 horas en España. Se trata de un texto directamente relacionado con el apunte anterior, creo además que esta canalización completa ese mismo apunte con 'informaciones' claras sobre la Resurrección, frases justas y ciertas. Palabras vivas.



“Decidlo, sí decidlo. La gente tiene que entender cómo es la Resurrección. Jesús se encarnó para explicar que no hay muerte. Además, no hay reencarnación, no existe, no es necesario que la haya.

Un resucitado es el que no tiene que volver a morir. 

Todas las procesiones de Semana Santa están incompletas, los imagineros tienen que dar un paso para poder entender la Resurrección. La Semana Santa es un momento de reflexión para los que no reflexionan nunca.

El despertar significa literalmente abrir los ojos para ver algo que está ocurriendo.

Para resucitar hay que morir.

La muerte de Jesús fue tan brutal para que todos vieran que él había muerto de verdad.

El dolor fuerza al hombre a despertar, pero al mismo tiempo también lo cierra.

La madre de Jesús sentía dolor no por la muerte de Jesús sino por cómo lo mataron y por cómo lo odiaron. Ella en todo momento tuvo calma y esperanza porque sabía que él resucitaba, por eso ella no tenía desesperación. Ella fue consciente de esa Resurrección a la vez que estaba ocurriendo.

Un alma nunca está manchada. El cuerpo sí, pero no el alma.

La mayoría de los resucitados piensan que se lo han inventado porque nadie les dice cómo va a suceder. Nadie se puede inventar la historia de que es un resucitado. Por eso ahora vosotros estáis avisando, y es que entendiendo así la Resurrección es como podéis salir de la ceguera colectiva en la que estáis viviendo. No hay fe en la Resurrección porque la fe se la han cargado los mismos que la proclaman porque no la saben explicar.

La Resurrección es desde siempre y para siempre, pero repito que no se ha sabido explicar.

Eso es todo”.