LA CERVEZA (y el fútbol)



La cerveza y el fútbol van casi siempre unidos, fijarse sino en este mes y medio que ahora viene en los que el fútbol europeo está llegando al final de sus competiciones, y no digo nada si hay Eurocopa o Mundial.

La cerveza moderna se hace con lúpulo. El lúpulo es una planta llena de fitoesteroles, de luteinizantes y de feminizantes. Antiguamente la cerveza se hacía con pino, con romero, así como con otras plantas mediterráneas que contenían abundantes fitoesteroles masculinizantes; fue el clero alemán el que eliminó esos masculinizantes de la cerveza pues pretendía aplacar ‘los instintos de los hombres’, sobre todo de los que vivían en los monasterios, por eso comenzó a hacerla con lúpulo. Se había comprobado que las mujeres que cosechaban el lúpulo mejoraban sensiblemente en sus menstruaciones y en cuanto a los ciclos femeninos, fue debido a eso que el clero alemán lo aplicó a los hombres; es decir que aunque beber cerveza parece que hace más hombres a los hombres, en realidad no es así sino todo lo contrario.

En el estadio del Shalke 04 alemán hay tuberías que distribuyen la cerveza por el campo, de hecho el estadio se llama el "Veltins Arena" porque "Veltins" es una marca de cerveza alemana. 

La cerveza, además de ser una bebida que adormece conciencias, es una de las principales causas de las cirrosis hepáticas pues bloquea el flujo de la bilis hacia los intestinos. El consumo habitual de cerveza está directamente relacionado con el cáncer y con los accidentes de tráfico. Un número muy alto de accidentes automovilísticos está relacionado con el consumo habitual de cerveza, aunque esto último la DGT no lo diga nunca.