Así nos roban el dinero

Haim Bodek, el genio informático que ha desenmascarado
 la forma de operar de la mafia mundial que roba el dinero.

Prácticamente nadie sabe cómo opera una bolsa de valores, y muy pocos saben cómo unos pocos individuos (no más de diez) estafan al resto de inversores. 

Así opera la increíble mafia internacional que maneja en la sombra la economía mundial. Imprescindible documental que has de ver aunque por momentos te parezca demasiado críptico o misterioso.

En el año 2010, tan sólo en unos pocos minutos, se ‘evaporaron’ 862 billones de dólares en las bolsas de valores en EEUU, esa 'maniobra' fue realizada en centros de datos donde se realizan guerras de algoritmos donde se comercia a la velocidad de la luz, aunque habría que decir que en realidad se opera a una velocidad superior a la de la luz. A través de ordenadores cuánticos se lleva a cabo esta increíble estafa, una estafa que todo el mundo admite ya, es decir que si inviertes en bolsa has de saber que te van a estafar, en realidad inviertes en bolsa para que te roben. Pero no sólo roban a los inversores de bolsa, roban también a los ahorradores de todo el mundo, roban los fondos de pensiones, roban todo. Se trata de un vídeo de suma importancia. Lo que hacen en Wall Street es lo que está haciendo la banca en todo el mundo, y es que la banca es una plataforma diseñada para el robo sistemático, un robo que se perpetra día a día, minuto a minuto, segundo a segundo. 

Recuerda esto: la complejidad tecnológica es la mayor forma de ocultamiento que hay; la complejidad tecnológica es la máscara tras la cual se ocultan los ladrones.

Quien ha denunciado esta increíble trama, un hombre llamado Haim Bodek, es una persona que cree en la verdad y en los valores humanos, no como los lobos de Wall Street que lo basan todo en la estafa y en la mentira. Por supuesto que lo que ocurre en Wall Street está ocurriendo en las demás bolsas de valores del mundo. Babel se cae, y se cae porque la mentira ha quedado al descubierto.








Id a la raíz, no os andéis por las ramas.



Circula estos días en España a través del whatsapp el siguiente mensaje, un mensaje que por cierto me lo han enviado varias personas en estas últimas horas:

"Si el 1 de Septiembre no tenemos Gobierno, que será lo más probable, dada la incompetencia de los políticos actuales y salvando las excepciones, a las 12:00, todos los españoles saldremos a la calle para pedir que no cobren los políticos porque sencillamente no hacen nada.

Ya que se nos exige a los ciudadanos, exijamos nosotros también a los políticos, que en definitiva son empleados nuestros, y hagamos lo con las mismas exigencias que nos presionan a nosotros.

(Si estás de acuerdo, hazlo correr)".

No es sólo que a los políticos les da la risa con este tipo de convocatorias completamente infantilizadas, es que estoy seguro de que las promueven ellos mismos para aligerar un poco la olla ‘a prisión’ en la que nos tienen metidos. Así que por favor amigos, no os andéis por las ramas, id a la raíz, no perdáis más el tiempo en teatrillos de colegio.

¿Qué significa para mí ir a la raíz? Pues trabajar sobre algunos puntos básicos que nos van a permitir apuntar hacia el centro de la diana:

UNO. Disolución del dinero deuda (España paga cada día más de 100 millones de euros de intereses por una deuda que tiene que ser declarada ilegítima); a la vez va a ser preciso disolver toda la mafia bancaria pues ahora mismo estamos todos presos de la gran telaraña tejida por los bancos.

DOS. Liberalización definitiva de las energías libres. Esta liberalización de las energías libres estará enfocada en primera instancia en dar de comer a los que pasan hambre, algo que clama al cielo y que nadie parece querer solucionar.

TRES. Las dos medidas anteriores tienen que ir necesariamente unidas a una reformulación completa del Estado y de esta cosa llamada 'democracia' que como bien sabemos ni es democracia ni es nada; democracia es un bonito nombre que no tiene ya significado alguno. De siempre el poder ha querido que asociemos estas tres palabras: capitalismo, democracia y libertad, tres palabras que ya no pegan ni con cola.

CUATRO. Dar a conocer el secreto extraterrestre, lo mismo que poner a disposición de todas las personas el conocimiento de alto nivel ocultado y secuestrado durante tanto tiempo.

CINCO. Comenzar a construir 'todo lo nuevo' al margen de los partidos políticos que hay ahora mismo.

SEIS. Incluir en la nueva educación una profunda investigación sobre el cuidado del cuerpo, así como la plasmación en ese cuerpo de una nueva espiritualidad al margen de las creencias particulares de cada religión, eso dotará al ser humano de una libertad que hasta ahora no ha conocido.

SIETE. Toda persona estará comprometida con la Paz, con la Verdad y con los Valores Humanos.


No te quedes en acciones puramente sentimentales, y es que si te dejas llevar por acciones sentimentales como la que proponen para el día 1 de septiembre, en realidad te estás dejando llevar por el sentimentalismo, y todo sentimentalismo es un sentimentalismo barato. No hagas las cosas mal ni a medias, hazlas de verdad y con total entrega; la entrega es la pauta de la vida, cuanta más entrega, más vida; cuanta más vida, más amor; cuanto más amor, mayor es la felicidad. 










Ese día en el que...



El día en el que cuidemos de un viejo igual que lo hacemos con un niño, algo habrá cambiado en la vida de los seres humanos.

Las heces de un viejo nos producen naúseas, sin embargo la caca de un niño nos parece pan recién hecho, pero eso es porque aún no conocemos los mecanismos de la vida en su total profundidad.

Cuidamos de un bebé con fervor porque el bebé se encamina hacia lo que nosotros pensamos que es la vida, sin embargo no se cuida lo mismo de un viejo porque éste se encamina hacia lo que pensamos que es la muerte, pero eso es porque aún no conocemos que la muerte está llena a rebosar de vida. Pensamos que la vida de un viejo es algo que ya se ha gastado, pero es que la vida no se gasta nunca. La misma vida tiene el bebé que el viejo que está a punto de morir, la misma vida hay en los jóvenes que en los que tienen ya muchos años. Antes de nacer eres vida, después de morir eres también eso mismo. Vivos y muertos son por igual esencia de la vida.

Ved esta maravilla de 3 minutos, un viejo ciego que vuela, un vídeo de Juan Carlos Gargiulo en colaboración con Teatro Paladio. Pequeñas alegrías número 19.



Con la foto que hoy publico bendigo a mi hermano y bendigo a mi padre que se deja tomar de la mano. La vida termina como empieza: el bebé toma papillas y usa pañales, exactamente igual que el viejo; el bebé no habla y el viejo tampoco, no hablan porque no lo necesitan.







El Amor no se piensa, el Amor se vive.



Si piensas el Amor, lo matarás. El Amor no es algo que se piensa, el Amor es algo que se vive. El Amor no es una energía que requiera pensamiento alguno, el Amor es una energía que se hace en la entrega. Entrégate y arderás en Amor.








Peina el Cielo




Puedes mirar al cielo y sentir miedo, pero puedes también mirarlo y sentir admiración y alegría.


Peina el cielo con tu mirada, péinalo, pero sobre todo peina el Cabello del Cielo de Tu Alma.









Un niño sirio se pone detrás de un Pokemon Go para ver si alguien lo rescata.



Efectivamente, un niño sirio se pone detrás de un Pokemon Go para ver si alguien lo rescata.

Llegan informaciones más completas de lo que puede ser Pokemon Go. El vídeo tiene una duración de 10 minutos.








Estar sin nómina



Unos cuantos y yo nunca hemos tenido nómina, y aún no la tenemos, puede que algunos no la lleguemos a tener nunca; no ha sido algo que hayamos buscado, digamos que ha venido dado de esa manera, quizás para no tener ataduras, quizás para tentar a la suerte, quizás para hacer explotar en libertad a una vida que a veces sólo estalla si la fuerzas un poco. Es cierto que si quieres que se sucedan los milagros tienes que atreverte y hacer tú el primero. Vivir sin nómina es un milagro.

Los que no tenemos nómina no somos ni mejores ni peores que los que sí la tienen; sin embargo nosotros, los locos sin nómina, los que hemos recorrido y recorremos caminos extraños, caminos diferentes, estamos aquí para contarlo. ¿Quieres escucharlo? ¿Te gusta el vértigo? ¿Quieres adrenalina? Vive sin nómina, hazlo durante una temporada, o atrévete a hacerlo de continuo, verás lo que sucede. 

Estar sin nómina es estar con el culo al aire, pero estar con el culo al aire es estar vivo a más no poder.

Una persona sin nómina tiene más fe en que las cosas pueden suceder, y es a causa de esa fe que las cosas finalmente suceden ¿Y qué es lo que sucede? Que vas comprendiendo. Quizás se trate de algo inconsciente, pero estar sin nómina es justamente para comprender mejor y más deprisa; estar sin nómina es para hablar a la vida a la cara, sin intermediarios. Estar sin nómina es un desafío que le haces a Dios (la Vida), y entonces a Dios le da la risa porque Dios es otro que tampoco tiene nómina. Entonces tú te ríes con Dios. Dios y tú os partís de risa. Y es que no es para menos, no es para menos porque la vida no consiste en recibir un sueldo, la vida consiste en entregarse, y es que para entregarse no hace falta ni nómina ni sueldo ni nada. La vida no tiene sueldo.

¿Estar sin nómina es algo que se hace para sufrir? No, en absoluto. ¿Se está sin nómina para hacerse uno el interesante? Para nada. ¿Es entonces para que sufran otros? Qué va. Estar sin nómina es para tener los ojos bien abiertos. Y el corazón. Estar sin nómina debería ser la condición indispensable para ponerse de verdad al servicio de los demás, porque te pones de verdad al servicio de los demás cuando no esperas recibir nada a cambio de lo que haces.

¿Entonces de qué vivo si no tengo nómina? Puede preguntar más de uno. Pruébalo y lo sabrás.

¿Produce angustia estar sin nómina? Sí, a veces produce angustia, pero no una angustia mayor que los que sí la tienen. Los que no tenemos nómina nos angustiamos mucho algunas veces, los que sí tienen nómina se angustian un poco todo el tiempo.

No tener nómina no tiene que ver con el dinero, tiene que ver con el miedo, a más miedo más nómina.

Los que tienen nómina esperan el día del mes en el que se la ingresan, los que no la tenemos esperamos cada día del mes, cada hora, cada minuto, cada segundo, esperamos siempre porque nuestro premio por no tener nómina es justamente esperar, saber esperar.

De los que tienen nómina se encargan las empresas privadas o el Estado, se encargan de pagarlos quiero decir, de los que no tenemos nómina se encarga la Vida, lo hace ella personalmente, y es que la Vida se manifiesta de forma más clara a los que cabalgan a lomos de ella y se dejan llevar, dejarse llevar es en realidad la clave; dejarse llevar es vivir sin guión sabiendo que el verdadero guión lo va haciendo la vida misma a medida que se va viviendo.

Los que no tenemos nómina ya no nos arrojamos desde lo alto para ver si hay ángeles debajo esperando para recogernos, los que no tenemos nómina recogemos a los mismos ángeles que se tiran desde los acantilados para probar su propia confianza en la vida. Estar sin nómina es recoger ángeles a cada momento.

Los que estamos sin nómina somos los que predicamos contracorriente, los que caminamos sobre las aguas. Es muy difícil llegar a saber todo lo que ha vivido y vive el que está sin nómina, es difícil saberlo sobre todo por lo increíble que es, realmente muy poco se puede hablar de las cosas increíbles. Nunca se hablará de los sin nómina en los noticieros como no sea para decir que uno de los nuestros ha muerto de hambre en la calle.

El que está sin nómina está siempre muy unido a la palabra “misericordia”.

Para mí estar sin nómina se puede resumir de esta manera: más que predicar con parábolas que muchas veces no se entienden, me ha gustado predicar con mi propia vida, que sea la vida que me vive el mejor ejemplo, que sea mi forma de vivir lo que la gente vea, por eso he dejado que la gente venga a verme a mi propia casa, les he abierto las puertas, me he dejado tocar. Esta es la casa de uno que no tiene nómina, así viven los que van desnudos, sin esconder nada. Recibir a la gente en la casa en la que vivo es la mayor muestra de amor de esta dulce profesión que llevo dentro, una profesión sin nómina, una profesión sin ataduras, una profesión que no profesa nada, una profesión llevada todo el tiempo al borde del desfiladero, una profesión que en el fondo fascina porque de otra forma nadie puede explicarse por qué tanta gente se acerca año tras año. ¿A recibir qué? A recibir Amor. Un Amor incatalogable. Un Amor inagotable. Un Amor sin nómina.

Estar sin nómina es ya no tener nombre, ni apellidos, ni ser un ejemplo para nadie, si acaso un ejemplo para uno mismo, que de eso justamente se trata.