Ábrete



Ábrete no a lo que crees ser o a lo que tienes que ser o a lo que te han dicho que seas. Ábrete a lo que Eres.

Ábrete a la Vida Verdadera.








"Nadie me ha demostrado que las vacunas sean seguras".



"Nadie me ha demostrado que las vacunas sean seguras". Quien lo dice es la doctora Suzanne Humphries. Me gusta el tono con el que habla esta doctora, ya no es un tono polémico ni avasallador, es el tono de la persona que sabe de verdad lo que está diciendo, quien sabe lo que está diciendo no tiene ya que demostrar nada a nadie, no necesita predicar ni hacer un gasto extra de energía. Lo verdadero esconde dentro de sí su propia inercia.


Y además dice:

“Nunca quieren que escuches opiniones en otro sentido”.

“Algunas personas piensan que las vacunas erradican una enfermedad, pero eso aún no ha sido demostrado”. 

“Ninguna vacuna aumenta la salud de una población, porque las vacunas no vienen a aumentar la salud de los seres humanos. No hay nada en las vacunas que nuestros cuerpos necesiten… ni tienen ningún efecto nutritivo. Por esta razón no creo que las vacunas mejoren la salud de la población. Creo que hay mejores formas de tratar con las enfermedades antes que tener que acudir a la vacunación”.

Y aquí el artículo original en la página Health Impact Nexs.

Ahora mismo en España se fomenta la vacunación a base de meter miedo a la gente, mirad sino el cartel que viene a continuación:


El miedo es la herramienta que utiliza el poder en la sombra, y la utiliza de forma muy habitual.


Un médico denuncia una trama de ocultación de datos sobre la falta de seguridad de la vacuna del papiloma.













Lleida

El río Segre a su paso por Lleida


El libro “Cartas del alma desnuda” llega a Lleida. La presentación será mañana viernes día 2 de diciembre en el Camí de Gaia a las 19:30 horas; el Camí de Gaia está situado en los bajos de la calle Jaume II. Gracias a Ángel por la iniciativa, gracias a Natalia que siempre nos cuida y nos da posada, gracias también a ti Toni, sé que nunca has dejado de ir tras la senda de la Luz, aunque a veces la noche se vuelva oscura. Gracias al grupo de amigos que arropan siempre con su presencia en esa ciudad.

Dejo aquí la carta número 54 del nuevo libro.


Querido Toni,

Conozco tu calvario con el dinero, lo conozco muy bien. Por eso te escribo. Lo que has vivido y lo que vives con el dinero también yo lo he vivido, es verdad que a ti toda esa necesidad de dinero te ha pillado en medio de grandes sufrimientos físicos y psíquicos, y eso lo ha hecho todo mucho más difícil.

No quiero consolarte, tampoco quiero darte falsas esperanzas. Simplemente voy a reflexionar contigo.

La pobreza no tiene nada que ver con lo espiritual. A lo largo de muchos años se nos ha dicho que la pobreza material está revestida de una impronta espiritual; sinceramente creo que eso no es verdad; eso se ha dicho, entre otras cosas, para intentar dar consuelo a los pobres. 

Esto es lo que produce la pobreza, y lo produce en este tiempo, ahora mismo: el pobre (cualquiera de nosotros) tiene que pensar en la comida, en la ropa, en tener una casa en la que vivir; muchos tienen que pensar también en sus niños, en las zapatillas viejas que están ya desgastadas, en que toca ir al dentista… y en esos pantalones que ya están viejos y en esas ruedas del coche que hay que cambiar porque pronto llegará el invierno…. La vida del pobre está saturada de cosas que no lo dejan vivir. No tiene ni un minuto para cultivar su espíritu; incluso el rato que tiene para ir a la iglesia lo usa también para pedir cosas materiales, de hecho su oración es para pedir cosas, no es una oración para agradecer, es una oración para que se cumplan sus ruegos, para que sus deseos se hagan realidad: “Quiero que me des esto, quiero que me des lo otro…”. Las necesidades están ahí y son tantas y tan fuertes que en realidad no hay más que necesidades. ¿De dónde va a sacar esa persona unas horas para cultivar su espíritu? Aunque consiguiera meditar unos minutos, su mente seguiría demandando las mismas cosas, porque la mente no hace más que discurrir, la mente siempre piensa con ansia en el mañana; tanto piensa la mente en el mañana que está dispuesta a pasar por encima del hoy y a pasar también por encima de la bendición del ahora. 

Dice Jesús de Nazaret: “Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aún aquello que tiene le será quitado”. 

Hasta hoy nunca conseguí entender estas misteriosas palabras. Indagué en textos, escuché homilías en las iglesias, pero ninguna explicación me convenció; hasta que hoy mismo alguien me acerca el significado, y este sí que me gusta. Son palabras de Osho: “Esto que dice Jesús no tiene ninguna relación con la economía ordinaria; se trata de la economía suprema de la vida. Solamente aquellos que valoran lo que tienen crecerán en el gozo. Conténtate y siéntete agradecido con lo que sea que tengas. ¡Lo que sea! Sé feliz con ello. Y entonces te harás más receptivo y más cosas te llegarán: te volverás capaz de recibir más bendiciones. El que no se muestre agradecido perderá lo que tenga. Sé más amoroso y recibirás más amor. Sé más pacífico y recibirás más paz. Da más y tendrás más para dar. Comparte y tu ser crecerá”. 

Te diré Toni que cada día sueño con la prosperidad de todos y para todos. Sueño y lucho por ello. Sueño con que todos dispongamos de lo necesario. Disponiendo de lo necesario dejaremos de ser esclavos de las necesidades. 

Que la vida te dé de lo bueno lo mejor. Un abrazo muy grande.

Siempre estaré a tu lado.









¿Quién dijo que el otoño y el invierno no se llevan bien?



Nunca lo había visto tan claro como hace unos días; mientras paseaba por el bosque fui a dar con la estampa que muestra la fotografía. ¿Quién dijo que el otoño y el invierno no se llevan bien? Uno y otro pueden convivir sin herirse, uno y otro pueden estar juntos sin necesidad de competir. “Hasta aquí mis hojas”, parece que dice el otoño si miramos bien la fotografía. “Hasta aquí mi nieve”, parece que dice el invierno; sin embargo el invierno ‘da permiso’ al otoño para entrar dentro de él, lo mismo que el otoño da permiso al invierno para que su nieve le invada; el frío del invierno precipita las hojas del otoño y el otoño con sus hojas nutre la tierra para que pueda sobrevivir el propio invierno, y sobre todo para que pueda nacer de los dos la primavera. No se sienten divididos, no están divididos, todo lo que está dividido provoca siempre algún tipo de tensión.

Hay un tiempo que es otoño y hay otro tiempo que es invierno, pero hay un tiempo en que el otoño se mezcla con el invierno, justo como sucede en estos días. Los que conviven juntos han de saber tener tiempo para cada uno, lo mismo que han de saber buscar el tiempo y el espacio para estar juntos de verdad. Si los que conviven no ahondan en su soledad individual, luego no podrán darse el uno al otro, y es que cuanta más soledad y más silencio atesoras, más capacidad tienes luego para entregarte. Es bueno estar solos, como también es bueno estar juntos. Saber estar solos es un arte, lo mismo que es un arte saber estar junto a otra persona. 

Dios se derrama en todo.







Barcelona


Macizo de Montserrat (Barcelona). Una fotografía de Manuel Luís Tatjé.


El libro “Cartas del alma desnuda” se presenta en Barcelona este próximo miércoles día 30 de noviembre a las 20:00 horas en la Librería Los Ángeles, Travessera de Gracia 157 (en el corazón del barrio de Gracia), esta librería ha nacido y vive de la mano de María Pilar Sánchez Lacoma, que tan buena labor viene haciendo desde hace ya mucho tiempo, también hay que destacar la labor de un excelente grupo de colaboradores que se desviven por dotar de alma a una librería que está siempre envuelta en una atmósfera tan especial.

A lo largo de los numerosos encuentros que ha habido en Barcelona durante los últimos años, más de una persona me ha pedido que hable sobre la Naturaleza, la verdad es que suelo hablar bastante a menudo tanto en los libros como en numerosos escritos que aparecen en este blog, concretamente ha habido un apunte bastante reciente, pero hablaré de nuevo, sobre todo hablaré para ti Jesús, amigo, que tan bellamente me lo has pedido hace unos días.

Junto a la Naturaleza sucede el milagro, el milagro es vernos en profundidad e intentar saber lo que somos. Junto a la Naturaleza se evapora el personaje o los personajes que de continuo estamos interpretando, esos personajes nos tienen envueltos día y noche en este inacabable juego de formas; junto a la Naturaleza se evapora el ego y no queda más que la pura contemplación, es a través de esa profunda contemplación que nos encontramos cara a cara con Dios. El que se encuentra de verdad con Dios se queda sin ego. El que se encuentra cara a cara con Dios se queda ciego para el yo limitado y temporal, a la vez que abre la mirada interna para todo lo ilimitado. Sentarse con tranquilidad junto a un río sin nada en la mente resulta ser siempre algo maravilloso, contemplar el mar sentados en la arena es a veces un puro éxtasis, por eso estamos tan necesitados de los espacios donde la Naturaleza se pueda expandir en nosotros sin limitación alguna.

La Naturaleza es Silencio, y lo es porque en la Naturaleza no hay una mente que necesite pensar. Cuando nada se piensa, solamente se Es.

Quien logra conectarse con la Naturaleza, conecta con la Alegría de vivir.

El espíritu profundo de la Naturaleza se encuentra fuera del tiempo y del espacio. Habitar en la Naturaleza es habitar en la Conciencia, una Conciencia de eternidad.

Junto al Silencio de la Naturaleza somos llevados a lo único verdadero, es decir a Dios. Dios es la realidad única de todo lo que existe. 







La verdadera lucidez



Nunca la persona será libre. 

La persona, la personalidad, no será nunca libre precisamente porque busca la libertad. Es solamente libre ‘aquello’ que ya no busca libertad alguna. El Ser interno es libre, y lo es de por sí y para siempre, pero la persona no será nunca libre porque está condicionada por la estructura espacio temporal en la que vive; podrán cambiar los sistemas, podrá cambiar la economía, podrán cambiar las monedas, pero la persona estará siempre presa de algo. Nunca lo temporal alcanzará la completa libertad, por eso nos equivocamos cuando queremos que sea la persona la que viva en libertad. La persona siempre vivirá esclava de algo. La persona vive presa de todo lo que la mente proyecta. El mundo pasará ante nuestros ojos y no cambiará en su esencia porque el mundo es sordo como la materia, por eso es tan necesario decir adiós a las ilusiones que tienen que ver con que la persona encuentre satisfacción; adiós a todo lo temporal, adiós a todo lo fenoménico, adiós a lo finito, adiós a lo caduco, adiós a todo lo que el óxido corroe. No hay nada que pueda permanecer en la forma. La verdadera lucidez es desengancharse de todo lo temporal y de todo lo caduco. Cuando te desenganchas de todo lo temporal, aparece ese maravilloso fluir hacia el verdadero Ser, y es que el verdadero Ser no tiene que llegar a ser nada pues ya lo Es.








Disfrutemos de este viaje



Disfrutemos de este viaje donde no hay viajero, y donde además no hace falta llegar a ningún destino, y es que al destino al que queremos llegar estamos siempre llegando en todo momento.